Archivo de la etiqueta: dinero

Facebook y sus socios quieren reinventar el dinero

Mario Cantalapiedra – Economista

Facebook y otras 27 compañías acaban de presentar Libra, la criptomoneda que tienen pensado lanzar al mercado a partir de 2020 y que, en su opinión, permitirá a los usuarios, especialmente a los que no disponen de cuenta bancaria, pero sí de cuenta en Facebook o acceso a WhatsApp, realizar transacciones financieras. Desde un país como España, donde la mayoría de la población adulta tiene cuenta bancaria, nos pueda resultar extraño que a nivel global, y según los datos del Banco Mundial, existan 1.700 millones de adultos sin acceso a servicios bancarios, a pesar de que dos tercios de ellos (alrededor de 1.100 millones) posean teléfono móvil, y casi 500 millones dispongan de acceso a internet. Por lo que parece, Facebook y sus socios han detectado en esta población un importante nicho de mercado al que acceder reinventando el dinero a través de Libra.

Una criptomoneda es un tipo de moneda virtual que, según el Banco Central Europeo (BCE), es una unidad de valor digital que puede ser intercambiada electrónicamente, pero que no tiene existencia física. Como el resto de criptomonedas, Libra está basada en la tecnología blockchain (cadena de bloques), una red descentralizada de equipos informáticos en las que operaciones se validan por el consentimiento de la mayoría. El BCE considera que las criptomonedas en general y el bitcoin en particular (la más famosas de ellas hasta la fecha) son activos especulativos, es decir, apuestas para obtener un beneficio en el que existe el riesgo de perder lo invertido, pero no las considera monedas y para ello utiliza los cuatro argumentos siguientes, a los que deberá hacer frente Libra:

No cuentan con respaldo público

Las criptomonedas no son emitidas por una autoridad pública central. El BCE te garantiza que el billete de cinco euros que llevas en el bolsillo te da derecho a pagar con él en cualquier lugar de la zona euro, pero Libra no tendrá ese respaldo público detrás, y sí en cambio el de compañías privadas con ánimo de lucro. Hoy por hoy, este argumento parece difícil de superar.

No son medios de pago generalmente aceptados

El BCE considera que si las criptomonedas fueran monedas podrían utilizarse en cualquier parte, no solo en internet o en las redes sociales. En cualquier caso, una moneda se basa en la confianza que le otorgan aquellos que la intercambian, ¿y quién dice que no hay gente, sobre todo entre las generaciones más jóvenes, dispuesta a confíar más en Facebook y su Libra que en las monedas “tradicionales”?

Los usuarios no están protegidos

Si piratas informáticos robaran las Libras que tuvieras en tu ordenador, no existiría una protección legal detrás. Quizás este argumento se pueda vencer con algún tipo de cobertura del riesgo.

Su volatilidad es muy elevada

En principio una moneda, más allá de situaciones puntuales como la del bolívar venezolano, debe ser un depósito de valor fiable que oscile dentro de unos parámetros razonables. Las criptomonedas, por ejemplo el bitcoin, suelen sufrir variaciones hacia arriba o hacia abajo muy importantes en pocos días. En este sentido, y por lo que se sabe hasta ahora, Libra estará respaldada por una reserva de activos financieros de baja volatilidad que incluirá depósitos bancarios y títulos de deuda pública en monedas de bancos centrales estables y de buena reputación. Esto es una diferencia importante con respecto a la mayoría de las criptomonedas, bitcoin incluido, que existen en la actualidad.

Como puedes ves los interrogantes son todavía muchos, pero solamente comprobar las compañías que además de Facebook están en este proyecto (Mastercard, VISA, Paypal, Uber, eBay, Spotify, Vodafone, etcétera), confirma que algo importante se está moviendo en el mundo financiero con Libra y que deberemos estar muy atentos.

El 38 por ciento de los ahorradores españoles guardan su dinero bajo el colchón

Mario Cantalapiedra – Economista

Hasta un 61 por ciento de los españoles manifiestan haber ahorrado durante los últimos 12 meses, según la Encuesta de Competencias Financieras (ECF) del Banco de España (BdE). Los instrumentos a través de los que se canaliza el ahorro son los vehículos financieros (cuentas corrientes [con mucho el medio más utilizado], cuentas de ahorro, planes de pensiones o fondos de inversión), la compra de inmuebles distintos de la vivienda principal, o el ahorro en metálico y la entrega de dinero a familiares para que lo ahorren. Según nos cuenta el BdE, el porcentaje general de personas que ahorran decrece con la edad, y aumenta con el nivel educativo y con la renta del hogar.

Descendiendo en el nivel de análisis, destacan los individuos que se decantan por ahorrar en metálico, en concreto, lo hacen el 38 por ciento de los que ahorran. Los datos señalan como este tipo de ahorro se observa en prácticamente todos los grupos de edad, educación o renta, llegando a ser del 53 por ciento entre los ahorradores desempleados. En un momento en el que se está cuestionando la propia existencia futura del dinero en efectivo y que en algunos lugares se está acelerando su proceso de desaparición, de forma especial en países nórdicos europeos como Dinamarca, Noruega, Finlandia o Suecia, resulta especialmente llamativo que tantas personas en nuestro país guarden sus ahorros “bajo el colchón”. A estos efectos, hay que recordar que en España, y en base al artículo 7 de la Ley 7/2012, de 29 de octubre, está vigente la prohibición de realizar pagos en efectivo por importe igual o superior a 2.500 euros, siempre y cuando alguna de las partes intervinientes en la operación actúe en calidad de empresario o profesional.

Por comunidades autónomas, la mitad de quienes ahorran en Andalucía e Illes Balears lo hace en efectivo, siendo Aragón, Navarra, Cataluña y La Rioja las comunidades donde menos se confía en esta fórmula.

Ha estado ahorrando en metálico (porcentaje de quien ha ahorrado), por Comunidad Autónoma

12

Fuente: O. Bover, L. Hospido y E. Villanueva (2018) Encuesta de Competencias Financieras (EFC) 2016: Principales resultados. Direccción General de Economía y Estadística. Banco de España.