Archivo de la etiqueta: emprendedores

El primer año de vida es crítico para una “startup”

Mario Cantalapiedra – Economista

En el mundo del emprendimiento se conoce como “valle de la muerte” al período durante el cual una startup tiene que trabajar con un flujo de caja negativo, es decir, ha de soportar más pagos que cobros, lo que dicho sea de paso es la situación habitual cuando se inicia un negocio. El emprendedor desde el primer momento sí o sí tendrá que afrontar gastos y los pagos que están detrás, mientras que los ingresos por ventas, y sus correspondientes cobros, pueden tardar en llegar, y sobre todo en equilibrar la balanza. Este “valle de la muerte” es un período por el que todo emprendedor “debe” pasar, pero que no todo emprendedor “logra” pasar. Si no lo hace, su empresa muere.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre demografía empresarial, publicados en noviembre de 2018, pero referentes al año 2016, el stock de empresas (conjunto de empresas activas durante todo el año o parte de él) que operaron en España durante 2016 fue de 3.563.816, un 2,3 por ciento más que en 2015. Por sectores, el 57,4 por ciento del stock correspondió a empresas del sector resto de servicios, un 23,7 por ciento a comercio, un 12,8 por ciento a construcción y el restante 6,0 por ciento a industria. Como dato positivo, el número de empresas que se crearon en 2016 fue superior al de las que desaparecieron en 49.937 unidades, lo que originó una tasa de crecimiento neto del 1,4 por ciento.

Pero, ¿qué ocurre con las empresas que mueren en España?, ¿se puede saber cuándo desaparecen?

Los datos del INE en el mencionado estudio de demografía empresarial, señalan que es durante su primer año de vida cuando más empresas desaparecen. Sobre la muestra de empresas creadas desde 2004 hasta 2015, en promedio casi el 21 por ciento de ellas desaparecieron durante el período crítico del primer año. Y hasta un 43,8 por ciento ya no existían al final de sus tres primeros años de vida. Especialmente llamativo es el comportamiento de las empresas creadas durante 2010, de las que casi la mitad (48 por ciento) han desaparecido tres años después. A la vista de estos datos, ¿se puede o no considerar al emprendimiento como una actividad de riesgo?

 

Desapariciones de empresas en los tres primeros años de vida (en %)

11Fuente: Indicadores de demografía empresarial 2016. INE.

Desapariciones acumuladas de empresas en los tres primeros años de vida, por año de nacimiento (en %)

22Fuente: Indicadores de demografía empresarial 2016. INE.

Leve mejoría en la facilidad para hacer negocios en España

Mario Cantalapiedra – Economista

El Banco Mundial, organización internacional encargada de ofrecer asistencia financiera y técnica a los países en desarrollo del mundo y con sede oficial en la capital de Estados Unidos, Washington D.C., acaba de presentar su informeDoing Business 2017: Igualdad de Oportunidades para Todos”, el cual mide la facilidad para hacer negocios en 190 países del mundo, entre ellos España.

En la edición de este año, con datos actualizados a fecha 1 de junio de 2016, se han medido los siguientes aspectos: apertura de una empresa, manejo de permisos de construcción, obtención de electricidad, registro de propiedad, obtención de crédito, protección de los inversores minoritarios, pago de impuestos, comercio transfronterizo, cumplimiento de contratos y resolución de insolvencias. La buena noticia es que España ha mejorado algo su posición con respecto al año anterior, en concreto ha pasado del puesto 33 al 32. Entre las reformas emprendidas por nuestro país para mejorar la situación, según el Banco Mundial, se encuentran, la reducción de tasas impositivas a la propiedad, vehículos y transmisiones patrimoniales, la eliminación de la tasa medioambiental, la introducción de un nuevo sistema electrónico para declarar cotizaciones a la Seguridad Social y unas mayores facilidades para el cumplimiento de los contratos también mediante la introducción de sistemas electrónicos.

No obstante, esta posición no guarda relación con el peso relativo de nuestra economía a nivel mundial, por lo que no podemos estar contentos. Sigue siendo necesario mejorar la facilidad para hacer negocios. Como dato curioso sorprende la clasificación de Macedonia en el puesto 10. Puede que el próximo sábado en el partido de selecciones de fútbol venza España, pero en lo que ad facilidad para hacer negocios se trata nos gana el país balcánico por goleada.

 

Clasificación de países por su facilidad para hacer negocios

doing

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Banco Mundial.

Análisis del recorte de la financiación de Enisa para 2016

Mario Cantalapiedra – Economista

El 29 de abril de 2016 el Consejo de Ministros español aprobó un acuerdo de no disponibilidad de créditos en los Presupuestos Generales del Estado de 2016 por importe de 2.000 millones de euros, con el objetivo de reducir el déficit público, que debía ser asumido entre todos los Departamentos ministeriales.

En este sentido, el pasado viernes se hizo público cómo afecta este recorte general a la Empresa Nacional de Innovación (Enisa), dependiente del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, la cual juega un papel muy importante en la financiación de proyectos innovadores y viables impulsados por pymes y emprendedores a través de la concesión de préstamos participativos. Estos instrumentos de financiación, a medio camino entre el capital riesgo y el préstamo bancario a largo plazo, proporcionan recursos financieros a las empresas sin interferir en su gestión, caracterizándose por la participación de la entidad prestamista en los beneficios de la empresa financiada a través de un interés variable, además del cobro de un interés fijo. Tienen la ventaja de considerarse deuda subordinada, es decir, su exigibilidad queda por detrás de todos los acreedores comunes por cualquier otro crédito u obligación de la empresa, lo que permite a esta mantener su capacidad de endeudamiento. Pues bien, el anuncio del recorte efectuado por el Consejo de Ministros del 1 de julio, ha causado revuelo en los distintos foros de emprendedores, tan necesitados de buenas noticias, por lo que conviene puntualizar lo que pasados unos días sabemos del mismo:

  • La dotación presupuestaria para financiar proyectos en 2016 de Enisa se ha visto reducida en un 27 por ciento (inicialmente era de 113 millones de euros).
  • El recorte fundamental se ha producido en la línea de préstamos participativos a proyectos promovidos por empresas de base tecnológica, la conocida como línea EBT, que se fija ahora en un importe máximo de 1,7 millones de euros, lo que supone reducir en 18,6 millones de euros, su cuantía inicial.
  • Desde Enisa se quiere tranquilizar a los emprendedores, subrayando como siguen contando con 82,6 millones de euros para financiar proyectos innovadores y viables impulsados por pymes y emprendedores, incluidas startups y empresas de base tecnológica, así como cualquier otro sector de actividad (con ciertas excepciones en el inmobiliario y el financiero). Se trata de no dejar atrás a las compañías de base tecnológica, haciéndolas encajar en otras líneas de financiación donde por su amplitud tienen cabida.

Préstamos formalizados por Enisa en 2015enisaFuente: Empresa Nacional de Innovación (Enisa).

Emprendiendo con menor riesgo a través de una franquicia

Mario Cantalapiedra – Economista

Una franquicia, según la página web de la Secretaría de Estado de Comercio, perteneciente al Ministerio de Economía y Competitividad español, “es un sistema de cooperación entre empresas, ligadas por un contrato, en virtud del cual una de ellas, el franquiciador, concede a la otra, llamada franquiciado, el derecho de explotar una marca, un producto, un servicio o una fórmula comercial junto con la transmisión de una forma concreta de organización, administración empresarial y de recursos humanos. Es una manera de establecerse en un negocio respaldado por una marca conocida, una gama de productos o servicios demandados en el mercado”.

Para muchos emprendedores la franquicia representa una opción de negocio interesante puesto que supone salir al mercado con menor riesgo, al emprender una actividad que ya ha sido probada por otros con éxito. No obstante, su margen de maniobra también es menor, sobre todo no serán propietarios de la marca, y además tendrá que pagar a los franquiciadores, cuotas de entrada y pagos periódicos denominados royalties, los cuales podrán ser fijos o variar en función de las ventas. A efectos de su puesta en marcha, la franquicia no posee personalidad jurídica propia (se trata de un contrato mercantil entre empresas ya constituidas), ni requiere ningún trámite de constitución más allá de la firma de dicho contrato, que es la clave de la relación y el lugar donde se recogerán los derechos y obligaciones tanto de franquiciador como de franquiciado.

En este sentido, se acaba de publicar en el número de mayo de la revista Emprendedores el ranking de las 500 principales sociedades franquiciadoras de España, desarrollado en colaboración con la compañía Iberinform. A partir de este ranking, con los datos mercantiles actualizados correspondientes al ejercicio 2014 (último disponible) del 82 por ciento de los franquiciadores que forman parte del mismo, podemos conocer que su facturación media se sitúa en cerca de 55 millones de euros y su rating medio de morosidad (calificación que estima la probabilidad de que una empresa cumpla sus compromisos de pago dentro de los próximos 12 meses) en el 6,2 (en una clasificación del 1 a 10, donde el nivel de riesgo medio se sitúa en el tramo que va del 4 a 7). Estos datos parecen reflejar la fortaleza de los franquiciadores y apoyar la idea de que, a través de ellos, se puede emprender un negocio con menor riesgo.

Datos de las principales sociedades franquiciadoras de España

insightFuente: Ranking revista Emprendedores e Iberinform a partir de Insight View.

¿Dónde es más fácil hacer negocios en España?

Mario Cantalapiedra – Economista

A solicitud del Ministerio de Economía y Competitividad, se ha realizado el primer estudio Doing Business en España 2015, publicado por el Banco Mundial, que mide la forma en la cual las regulaciones gubernamentales fomentan o restringen la actividad empresarial. En él se analizan las regulaciones que afectan a cinco etapas en la vida de una pyme local: apertura de una empresa, obtención de permisos de construcción, obtención de electricidad, registro de propiedades y comercio transfronterizo. Las cuatro primeras áreas han sido analizadas en las 17 comunidades y 2 ciudades autónomas (para lo cual se toman los datos de una ciudad concreta en cada comunidad), mientras que la última, la de comercio transfronterizo, ha estudiado el proceso de exportación e importación desde Madrid a través de cinco puertos: Algeciras, Barcelona, Bilbao, Valencia y Vigo. Adicionalmente, se han analizado los requisitos de puesta en marcha de una pyme industrial, así como los requisitos para que una empresa constituida en una comunidad autónoma pueda operar en otras.

De sus principales resultados se desprende que, de forma general, es más fácil hacer negocios en La Rioja (Logroño) y en la Comunidad de Madrid (Madrid), y más difícil en Aragón (Zaragoza) y Galicia (Vigo).

En cuanto a los resultados por áreas, se observa que es más fácil abrir una empresa en Andalucía, puesto que es uno de los lugares donde más se utiliza la plataforma telemática CIRCE, que simplifica trámites, y además las tasas municipales son más reducidas; es más fácil obtener permisos de construcción en La Rioja, ya que la licencia de obra se obtiene más rápidamente, a un coste menor y se puede solicitar evitando varios trámites previos; es más fácil conectarse a la red eléctrica en Catalunya gracias a la autorización simplificada de la instalación eléctrica y a que no se requiere obtener visados colegiados, y, por último, es más fácil el registro de propiedades en Ceuta y Melilla dado que el impuesto sobre transmisiones patrimoniales es el más bajo, en parte por su régimen fiscal especial. Curiosamente se observa cómo se han desarrollado buenas prácticas en unas comunidades, que bien podrían ser imitadas por otras, aunque tal como están las cosas en este país pueda parecer algo utópico.

Y otro dato que aporta el estudio para la reflexión: abrir una empresa en España requiere de media 9,4 trámites, 17 días, un coste equivalente al 4,2 por ciento de la renta per cápita y el desembolso del capital social equivalente al 13,8 por ciento de la renta per cápita. A pesar de que se mejora en los últimos años, el proceso sigue siendo más engorroso y caro que en la Unión Europea… qué tomen buena nota nuestros políticos.

Clasificación ciudades españolas por su facilidad para hacer negocios

doing

Fuente: Elaboración propia a partir datos Banco Mundial, 2015. Doing Business en España 2015. Washington, D.C.: Grupo del Banco Mundial. Datos a 1 de marzo de 2015.

¿Quién me presta 500 dólares y apadrina mi negocio?

Mario Cantalapiedra – Economista

Como venimos observando desde distintos foros donde nos preocupa y ocupa el problema de la financiación de las empresas, en España nuestras pequeñas y medianas compañías muestran una gran dependencia de los fondos proporcionados por las entidades de crédito, de tal modo que deprimidos éstos, como ocurre en nuestros días, aparecen grandes dificultades financieras para las empresas más modestas.

Los españoles estamos acostumbrados a que nuestros emprendedores se forjen más en base a su constancia, esfuerzo personal y, sobre todo, individualismo que en el apoyo que puedan recibir de alguien que confíe en su proyecto, arriesgue con él, y le ayude a financiarlo. Resulta cuando menos curioso que en un país donde un día unos reyes, parece ser que, sobre todo, una reina, decidieron arriesgar y financiar un proyecto que por aquel entonces parecía descabellado y que les fue presentado por un navegante genovés, se haya perdido la cultura de financiar el riesgo empresarial.

En 1938 en la California estadounidense, el decano del departamento de ingeniería de la Universidad de Stanford, Frederick Terman, prestó 500 dólares a dos de sus alumnos, William Hewlett y David Packard, para financiar su proyecto empresarial relacionado con la industria electrónica. Era el origen de Hewlett Packard, referente mundial de las tecnologías de la información en la actualidad. Pero no solamente les prestó dinero sino que también les ayudó a desarrollar el negocio y apadrinó sus primeros años de vida empresarial. Los estudiosos del fenómeno de los business angels consideran este hito como el nacimiento de este tipo de inversión. Algunos románticos también quieren pensar que los Reyes Católicos, con el episodio que os acabo de relatar, fueron los primeros business angels de la historia, pero, en cualquier caso, este tipo de inversión se ha desarrollado y se desarrolla mucho más en países como Estados Unidos que en España. Y mira que en este país entendemos bien de padrinos, pero me temo que no tanto de aquellos que ayudan a desarrollar un proyecto empresarial y generar riqueza para el conjunto de la sociedad, sino de aquellos otros que colocan al “amiguete” de turno.

Bueno, dicen que nunca es tarde si la dicha es buena, quizás con las crisis afloren ese otro tipo de padrinos que nos presten los euros y el asesoramiento y red de contactos necesarios para el desarrollo de nuestro negocio, a buen seguro que los Reyes Católicos se sentirán orgullosos, y nuestra Economía lo agradecerá.