Archivo de la etiqueta: fuentes de información

¿Estamos infoxicados?

Ignacio Jiménez – Iberinform

Normalmente, el deterioro de la capacidad de pago de un cliente se produce de forma gradual y genera señales de alerta que hay que saber interpretar.  El problema es que esta información puede aparecer de múltiples fuentes de información, pero no siempre las tenemos localizadas y hacemos un adecuado seguimiento de ellas.

Tener poca información genera riesgos innecesarios, pero tener demasiada o mal estructurada solo lleva a lainfoxicación” (intoxicación de información) y puede producir riegos igualmente importantes. Por ese motivo es conveniente apoyarse en herramientas de Inteligencia de Negocio (Business Intelligence) que nos permitan tener una visión más global de nuestra cartera de clientes.  En un contexto como el actual, ser capaces de identificar la información relevante, en el momento que la necesitamos, es clave para la toma de decisiones de negocio adecuadas.

  • La información interna es rica y actualizada y además no tiene coste, pero debemos gestionar su falta de estructuración y la subjetividad que arrastra.
  • La información externa ayudará a valorar el contexto en el que se encuentra la empresa, pero no tiene estructura ni es fácil de tratar de forma sistemática.
  • La información pública suele ser  muy rica y objetiva, pero aparece de forma muy dispersa y es difícil de aprovechar si no es tratada previamente.

Sólo una adecuada combinación de las distintas fuentes de información evitará que nos “infoxiquemos” y podamos tomar decisiones basadas en la información más completa y actualizada.

 

Infoxicados 

Infoxicados

 

 

FinanceInsight from FinanceInsight on Vimeo.

Siete medidas para controlar la morosidad

Mario Cantalapiedra – Economista

Mi último post de este año tan convulso que ahora toca a su fin, deseo dedicarlo a la noble tarea de resumir algunos de los aspectos fundamentales que hemos visto en el blog a lo largo del ejercicio. Siete medidas prácticas, referencia premeditada a número bíblico donde los halla, que pueden ayudarnos a luchar contra la lacra de la morosidad:

 

  1. Investigar a los clientes a través de las distintas fuentes de información existentes, acudiendo en los casos que, por la importancia relativa del comprador, se considere oportuno, a informes investigados que complementan la información de los registros públicos con entrevistas a los propios responsables de las empresas.
  2. Utilizar herramientas de protección contra el impago de los clientes como el seguro de crédito, planteándose esta opción en términos de coste de oportunidad, es decir, comparando el coste de cobrar las facturas de clientes con el de no hacerlo.
  3. Acogerse a la alternativa del arbitraje para resolver los conflictos en el pago de las facturas que puedan surgir. Si se opta por esta fórmula, incluirla de forma expresa en el clausurado del contrato que se firme con el cliente previamente a establecer la relación comercial.
  4. Si se contratan los servicios de empresas especializadas en el recobro de facturas, buscar entidades que acrediten pruebas de actuar dentro de la legalidad, y de forma ética, tanto a la hora de reclamar la deuda al moroso como en el momento de entregarnos las cantidades que recuperen.
  5. Incluir en los contratos que se firmen con el cliente, previos a la venta, una cláusula de reserva de dominio sobre los bienes objeto de transmisión. A la hora de emitir las facturas incluir “al dorso” un texto que reproduzca las condiciones de pago, el cual especifique además dicha reserva de dominio.
  6. Aplicar los intereses de demora previstos por la legislación (Ley 3-2004) contra la morosidad, los cuales surgen automáticamente si el cliente no paga el día de vencimiento sin necesidad de aviso ni requerimiento previo.
  7. Denunciar las cláusulas abusivas sobre fechas de pago o intereses de demora que difieran de lo expuesto en la legislación contra la morosidad vigente, a través de las asociaciones, federaciones o corporaciones de empresarios, profesionales o autónomos a las que podamos pertenecer.

Con este resumen sólo me queda desearos a todos los que seguís este blog Feliz Navidad y próspero 2011, si es posible….”sin clientes morosos”.