Archivo de la etiqueta: gestión

¿Qué resultado de la empresa conviene analizar?

Mario Cantalapiedra – Economista

Cuando analizamos el resultado obtenido por la empresa podemos hacerlo desde distintos puntos de vista: resultado antes o después de impuestos, teniendo en cuenta resultados extraordinarios o no, etcétera.

1. Obtención del resultado del ejercicio

+ Importe neto de la cifra de negocios
+/- Variación de existencias
+ Trabajos realizados por la empresa para su activo
– Aprovisionamientos
+ Otros ingresos de explotación
– Gastos de personal
– Servicios exteriores
– Amortizaciones
– Provisiones
+ Ingresos extraordinarios
– Gastos extraordinarios
= RESULTADO DE EXPLOTACIÓN
+ Ingresos financieros
– Gastos financieros
= RESULTADO ANTES DE IMPUESTOS
– Impuesto sobre beneficios
= RESULTADO DEL EJERCICIO

Si lo que nos interesa es analizar la gestión de la actividad que se ha realizado durante un período determinado, el resultado que adquiere protagonismo es el de explotación, el cual, y en relación con el resultado del ejercicio, se calculará antes de impuestos, cuya gestión corresponde al ámbito fiscal, y de los resultados financieros (ingresos menos gastos financieros), los cuales dependen de la política financiera seguida por la empresa, de sus decisiones sobre endeudamiento, y no de la actividad principal. Inclusive si lo que pretendemos es analizar la actividad de la empresa, convendrá eliminar del análisis la incidencia de los resultados de tipo extraordinario (ingresos menos gastos extraordinarios), que, por regla general, no dependerán de decisiones empresariales meditadas sino de hechos fortuitos y esporádicos. Al resultado obtenido en base a las premisas anteriores lo denominaremos Beneficio antes de intereses e impuestos (BAII), o Earnings before interest and taxes (EBIT) en su equivalente en inglés.

2. Obtención del BAII o EBIT

+ Importe neto de la cifra de negocios
+/- Variación de existencias
+ Trabajos realizados por la empresa para su activo
– Aprovisionamientos
+ Otros ingresos de explotación
– Gastos de personal
– Servicios exteriores
– Amortizaciones
– Provisiones
= BAII o EBIT

Pero si lo que pretendemos es tener una medida de la capacidad que tiene la empresa analizada de generar caja a través de su actividad principal, el resultado que deberemos tomar como referencia será el que resulte de ajustar la expresión BAII por aquellos elementos que no representan tesorería (fundamentalmente las amortizaciones y las provisiones que son gasto, pero no pago; así como otros elementos como los trabajos realizados por la empresa para su activo que son ingreso, pero no cobro). A este resultado denominamos Beneficio antes de intereses, impuestos, provisiones y amortizaciones, o en terminología anglosajona, Earnings before interest, taxes, depretiation and amortization (EBITDA). Ahora que la tesorería se ha convertido en la “reina” de la empresa debido a los problemas de liquidez que vivimos, no está de más revisar con cuidado la evolución de nuestro EBITDA.

3. Obtención del EBITDA

+ Importe neto de la cifra de negocios
+/- Variación de existencias
– Aprovisionamientos
+ Otros ingresos de explotación
– Gastos de personal
– Servicios exteriores
= EBITDA

Luego dependiendo del análisis que nos interese realizar en cada momento tomaremos uno u otro tipo de resultado parcial.