Archivo de la etiqueta: gestión

Cómo reflejar el efecto de la COVID-19 en las cuentas anuales de 2019

Mario Cantalapiedra – Economista

Puede que seas administrador de una empresa que todavía no haya formulado las cuentas anuales de 2019, cuyo plazo se ha extendido hasta el 31 de agosto, y te preocupe si has de reflejar en ellas el efecto del coronavirus y, en su caso, cómo hacerlo.

Pues bien, teniendo en cuenta que la declaración del estado de alarma se produjo en España el pasado 14 de marzo, se puede considerar que la crisis debida al coronavirus es un hecho posterior al cierre de 2019, el cual deberás reflejar en tus cuentas anuales ateniéndote a lo que dispone la normativa contable en vigor.

En este sentido, la norma de registro y valoración del Plan General de Contabilidad 23.ª (22.ª en el caso del Plan de Pymes) distingue los siguientes supuestos:

  • Hechos posteriores que ponen de manifiesto condiciones que ya existían al cierre de ejercicio, los cuales en función de su naturaleza motivarán en las cuentas anuales un ajuste (una provisión con cargo a resultados), información en la memoria o ambos. No parece que sea el caso que nos ocupa, puesto que los efectos del COVID-19 se han empezado a sentir en las empresas bien entrado 2020.
  • Hechos posteriores que ponen de manifiesto condiciones que no existían al cierre del ejercicio, los cuales no supondrán un ajuste en las cuentas anuales. No obstante, si son tan importantes que si no se informa sobre ellos puede distorsionar la capacidad de evaluación de los usuarios de las cuentas, se deberá incluir en la memoria información respecto a su naturaleza con estimación de su efecto, o en su caso, una manifestación acerca de la imposibilidad de realizar dicha estimación. Entiendo que éste ha de ser el caso más general para nuestras empresas, donde lo que habrá que hacer será incluir en las memorias de 2019 información sobre el coronavirus y su grado de afectación al negocio, sin tener que reformular balances y cuentas de pérdidas y ganancias.
  • En todo caso, en la formulación de las cuentas debe tenerse en cuenta toda información que pueda afectar a la aplicación del principio contable de empresa en funcionamiento (por el que se considera que la gestión de la empresa continuará en un futuro previsible), de tal modo que no se formularán sobre la base de dicho principio si se tiene la intención de liquidar la empresa o cesar su actividad, o si no existe una alternativa más realista que hacerlo, algo que por desgracia estará valorando más de un empresario en la actualidad. De este modo, si debido a los efectos de la COVID-19 tu empresa va a cerrar, deberás formular las cuentas anuales de 2019 conforme a lo dispuesto en la Resolución de 18 de octubre de 2013, del Instituto de Contabilidad y Auditoría, sobre el marco de información financiera cuando no resulta adecuada la aplicación del principio de empresa en funcionamiento.

¿Qué resultado de la empresa conviene analizar?

Mario Cantalapiedra – Economista

Cuando analizamos el resultado obtenido por la empresa podemos hacerlo desde distintos puntos de vista: resultado antes o después de impuestos, teniendo en cuenta resultados extraordinarios o no, etcétera.

1. Obtención del resultado del ejercicio

+ Importe neto de la cifra de negocios
+/- Variación de existencias
+ Trabajos realizados por la empresa para su activo
– Aprovisionamientos
+ Otros ingresos de explotación
– Gastos de personal
– Servicios exteriores
– Amortizaciones
– Provisiones
+ Ingresos extraordinarios
– Gastos extraordinarios
= RESULTADO DE EXPLOTACIÓN
+ Ingresos financieros
– Gastos financieros
= RESULTADO ANTES DE IMPUESTOS
– Impuesto sobre beneficios
= RESULTADO DEL EJERCICIO

Si lo que nos interesa es analizar la gestión de la actividad que se ha realizado durante un período determinado, el resultado que adquiere protagonismo es el de explotación, el cual, y en relación con el resultado del ejercicio, se calculará antes de impuestos, cuya gestión corresponde al ámbito fiscal, y de los resultados financieros (ingresos menos gastos financieros), los cuales dependen de la política financiera seguida por la empresa, de sus decisiones sobre endeudamiento, y no de la actividad principal. Inclusive si lo que pretendemos es analizar la actividad de la empresa, convendrá eliminar del análisis la incidencia de los resultados de tipo extraordinario (ingresos menos gastos extraordinarios), que, por regla general, no dependerán de decisiones empresariales meditadas sino de hechos fortuitos y esporádicos. Al resultado obtenido en base a las premisas anteriores lo denominaremos Beneficio antes de intereses e impuestos (BAII), o Earnings before interest and taxes (EBIT) en su equivalente en inglés.

2. Obtención del BAII o EBIT

+ Importe neto de la cifra de negocios
+/- Variación de existencias
+ Trabajos realizados por la empresa para su activo
– Aprovisionamientos
+ Otros ingresos de explotación
– Gastos de personal
– Servicios exteriores
– Amortizaciones
– Provisiones
= BAII o EBIT

Pero si lo que pretendemos es tener una medida de la capacidad que tiene la empresa analizada de generar caja a través de su actividad principal, el resultado que deberemos tomar como referencia será el que resulte de ajustar la expresión BAII por aquellos elementos que no representan tesorería (fundamentalmente las amortizaciones y las provisiones que son gasto, pero no pago; así como otros elementos como los trabajos realizados por la empresa para su activo que son ingreso, pero no cobro). A este resultado denominamos Beneficio antes de intereses, impuestos, provisiones y amortizaciones, o en terminología anglosajona, Earnings before interest, taxes, depretiation and amortization (EBITDA). Ahora que la tesorería se ha convertido en la “reina” de la empresa debido a los problemas de liquidez que vivimos, no está de más revisar con cuidado la evolución de nuestro EBITDA.

3. Obtención del EBITDA

+ Importe neto de la cifra de negocios
+/- Variación de existencias
– Aprovisionamientos
+ Otros ingresos de explotación
– Gastos de personal
– Servicios exteriores
= EBITDA

Luego dependiendo del análisis que nos interese realizar en cada momento tomaremos uno u otro tipo de resultado parcial.