Archivo de la etiqueta: gestión del riesgo de crédito

Análisis del Sexto Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España

Mario Cantalapiedra – Economista

Se acaba de presentar el Sexto Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España, realizado por Crédito y Caución e Iberinform en el marco de la Cátedra de Cash Management, impulsada por el IE Business School. Como en anteriores ediciones, el objetivo es disponer de información contrastada sobre la evolución real de la morosidad empresarial, los plazos de pagos y la gestión del riesgo cliente en España. El trabajo de campo de esta sexta edición ha sido realizado por Iberinform entre octubre y noviembre de 2013, a través de la información facilitada por 319 profesionales relacionados con la gestión del riesgo cliente o credit management en sus organizaciones.

El primer dato a destacar es el aumento del porcentaje de empresas en España que han sufrido algún impago significativo en los últimos doce meses, que pasa del 56 al 58 por ciento. En cuanto al principal motivo por el que las empresas retrasan sus pagos, citado por el 75 por ciento de los encuestados, sigue siendo la falta de disponibilidad de fondos, seguido a cierta distancia por la falta de formalidad del cliente, motivo que se ha incluido por primera vez como respuesta sugerida en esta edición del Estudio.

Un dato muy interesante es el que señala que el 55 por ciento de las empresas proveedoras de las administraciones públicas no percibe ningún cambio en sus plazos de pago. Es decir, a pesar del aparente esfuerzo realizado por corregir la morosidad pública, más de la mitad de las empresas que venden a la Administración, no lo notan. No obstante, un 20 por ciento de empresas proveedoras sí ve reducciones de plazos de pago y un 8 por ciento señala que, aunque no hay cambios en plazos, las administraciones públicas aceptan antes las facturas. Finalmente, el 17 por ciento restante de las empresas proveedoras de las administraciones públicas, no percibe cambios en plazos pero reconoce los efectos de los planes de pago a proveedores para liquidar la deuda antigua.

Si analizamos ahora los períodos de pago entre empresas, solamente el 33 por ciento de las compañías en España afirman trabajar con plazos inferiores a los 60 días, es decir, al plazo legal vigente. Y lo que es todavía más significativo, dos de cada tres empresas prevén seguir por encima de 60 días en 2014. Quizás este incumplimiento sistemático, ayude a que el porcentaje de empresas que se muestra favorable a la aprobación de un reglamento sancionador, el cual penalice el incumplimiento de los plazos legales, sea el mayor de la serie histórica, en concreto, el 81 por ciento de los encuestados, seis puntos superior al registrado en la edición anterior.

Análisis del Quinto Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España

Mario Cantalapiedra – Economista

Se acaba de presentar el Quinto Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España una vez más con el objetivo de informar sobre la evolución real de la morosidad empresarial, los plazos de pago y la gestión del riesgo de crédito. Los resultados de esta edición se han obtenido en base a la información facilitada por 190 profesionales  relacionados con la gestión del riesgo cliente o credit management entre los meses de abril y mayo de 2013.

Según este Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito, se mantiene invariado con respecto al dato anterior, concretamente en el 56 por ciento, el porcentaje de empresas españolas que han sufrido algún impago significativo en los últimos doce meses. Luego más de la mitad de las compañías se ven afectadas por la lacra de la morosidad. Asimismo la falta de disponibilidad de fondos continúa siendo, con mucho, el principal motivo de impago, según el 86 por ciento de los encuestados, el mayor porcentaje nunca antes registrado en las anteriores oleadas del Estudio. Las empresas españolas siguen ‘secas’ en cuanto a liquidez se refiere y esto se traduce en retrasos a la hora de pagar las facturas de sus proveedores.

Destaca del Estudio el aumento significativo del porcentaje de empresas que reclaman un reglamento sancionador, el cual penalice los incumplimientos de los plazos de pago establecidos legalmente. En este caso, dicho porcentaje pasa del 75 por ciento del anterior estudio al 82 por ciento del actual. Por lo que se ve, se piensa que sin sanción, no habrá cumplimiento de la legislación contra la morosidad, que ésta es poco más que ‘papel mojado’. Además si hablamos de plazos de pago, dos de cada tres empresas afirman que en 2012 trabajaron con plazos superiores a los marcados legalmente e inclusive se prevé que para 2013 la cosa empeore, de tal modo que únicamente el 32 por ciento de las compañías vaticinan mantener sus plazos medios de pago por debajo de los 60 días que marca actualmente nuestra legislación vigente. Está claro que no basta con escribir negro sobre blanco, con legislar, para desterrar las malas prácticas de pago en España, se necesita un cambio de cultura, quizás motivado por el ‘palo’ de la sanción detrás, esfuerzo por parte de todos los actores involucrados en la economía, con administraciones públicas y grandes empresas a la cabeza y, por supuesto, recuperar la liquidez que drene el sistema.

Análisis del Cuarto Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España

Mario Cantalapiedra – Economista

El Cuarto Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España llega puntual a su cita otoñal, en lo que se está convirtiendo ya en una sana costumbre, para informar a todos los interesados en conocer la evolución de la morosidad empresarial, los plazos de pago y la gestión del riesgo de crédito.

En esta ocasión, los resultados se han obtenido en base a 467 entrevistas realizadas a profesionales relacionados con la gestión del riesgo cliente o credit management en España entre los meses de septiembre y octubre de 2012.

Dentro de estos resultados, el dato que parece más fundamental, el que indica el porcentaje de empresas españolas que han sufrido algún impago significativo en los últimos doces meses, sigue en un nivel elevado, en concreto, en el 56 por ciento de las empresas encuestadas. No obstante, aquí se trata de ver el vaso medio lleno o medio vacío, ya que si comparamos este dato con el arrojado por la encuesta en su tercera edición (primavera 2012), hay una mejora de diez puntos porcentuales, pero si lo comparamos a nivel interanual con los datos del segundo estudio (otoño 2011) se empeora en siete puntos. En cualquier caso, resulta difícil aceptar que más de la mitad de las empresas españolas siga sufriendo impagos “significativos”, es decir, de los que hacen daño en la cuenta de resultados.

Si buscamos los motivos concretos del impago, la encuesta deja bien a las claras que la falta de disponibilidad de fondos, citada por el 84 por ciento de las empresas, es la causa principal de que los clientes no paguen cuando deben, fiel reflejo de la sequedad de nuestra economía en cuanto a liquidez se refiere.

Siguen siendo mayoritarias las empresas que declaran que los efectos de la Ley 15/2010 contra la morosidad han sido poco significativos para ellas (68 por ciento), así como las que piensan que es necesario desarrollar un reglamento sancionador que regule su incumplimiento (75 por ciento). Por tanto, a nadie le debe extrañar que el 66 por ciento de las empresas considere hoy que en 2013 cobrará por encima de los 60 días, plazo máximo legal previsto para pagos entre empresas a partir del 1 de enero de 2013.

Como novedad en esta edición se ha preguntado a las empresas si utilizan un manual de riesgos, a modo de herramienta que fije el reparto de funciones de las distintas áreas implicadas en la gestión del riesgo comercial y defina un criterio homogéneo y consensuado sobre ella, a lo que solo un 37 por ciento de las compañías ha contestado afirmativamente.

Solicitar guía antimorosidad

Análisis del Tercer Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España

Mario Cantalapiedra – Economista

Se acaba de presentar oficialmente el Tercer Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España, el cual tiene por objeto informar de la evolución real de la morosidad empresarial, los plazos de pago y la gestión del riesgo de crédito. En esta tercera edición, los resultados se han obtenido en base a 240 entrevistas realizadas entre los meses de febrero y marzo a profesionales relacionados con la gestión del riesgo cliente o credit management en España.

En base a sus datos, la verdad es que no puedo decir que me cause gran sorpresa que las cosas, en materia de morosidad, no solo no mejoren sino que sigan empeorando con respecto a ediciones anteriores del Estudio. De este modo, ahora el 66 por ciento de los encuestados reconoce haber sufrido algún impago significativo en los últimos doce meses, un aumento de 17 puntos sobre el dato anterior, muestra del deterioro al que nos vemos expuestos, el cual afecta ya a dos de cada tres empresas españolas.

Con respecto a los plazos de pagos, el 43 por ciento de las empresas declara haber cobrado en 2011 por encima del plazo fijado por la Ley 15/2010 contra la morosidad, que te recuerdo era de 85 días. Por rizar más el rizo, se ha preguntado también cómo se está cobrando en el presente año, para el que el calendario transitorio de la mencionada Ley fija un plazo de pago de 75 días… pues no puedo darte buenas noticias al respecto: el porcentaje de empresas que declara cobrar por encima de ese límite se eleva al 52 por ciento, es decir, aún peor que el año pasado, parece que el “aterrizaje suave” previsto por el legislador… ni aterriza, ni lo hace suavemente, evidentemente la coyuntura no ayuda.

Así a nadie le puede extrañar que el 76 por ciento de las empresas declare que el efecto de la Ley 15/2010 ha sido poco significativo para ellas. Lo que sigue vigente es la utilización de los informes comerciales como la herramienta de gestión de riesgos preferida, seguida de seguros de crédito, aunque lo que más destaca, en mi opinión, es la tendencia mayor de las empresas a utilizar ratings tanto internos como externos, de lo que se puede desprender una preocupación creciente por el estudio del riesgo.

Por último hay una materia que me gustaría destacar y que representa una novedad en el cuestionario de esta 3ª edición, referente a la necesidad de desarrollar un reglamento sancionador que regule los incumplimientos de la Ley contra la morosidad, a la que se muestra favorable nada menos que el 72 por ciento de las empresas.

Análisis del Segundo Estudio del Riesgo de Crédito en España

Mario Cantalapiedra – Economista

Si en el mes de mayo me hacía eco en este mismo blog de los resultados del 1º Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España, ahora toca analizar los correspondientes a su 2ª edición, que han sido obtenidos en base a 292 entrevistas realizadas entre septiembre y octubre a profesionales involucrados con el credit management en España.

Resulta bastante desalentador comprobar como en este intervalo de tiempo la morosidad no solo no ha mejorado en nuestro país sino que incluso ha llegado a empeorar. De este modo, el 43 por 100 de las empresas españolas declara cobrar a más de 85 días, plazo máximo legal en vigor durante 2011, frente al 33 por 100 que lo hacía en mayo. Parece, por tanto, que el efecto de la Ley 15/2010 contra la morosidad está siendo bastante inocuo en lo que a mejorar los plazos de pago se refiere. De hecho, el 74 por 100 de los encuestados reconoce que esta Ley ha tenido efectos poco significativos para ellos. Tampoco parece que haya tenido mucho éxito hasta la fecha una de las medidas estrella de esta Ley para tratar de desincentivar a los morosos, como era la posibilidad de cobrar intereses de demora en los casos de incumplimiento. Más de la mitad de las empresas consultadas, el 53 por 100, reconoce no aplicarlos nunca.

Algo mejor se presenta el panorama para las empresas que reconocen haber sufrido alguna incidencia significativa de cobro este año, con un porcentaje que mejora desde el 56 por 100 anterior al 49 por 100 del estudio actual, así como en la utilización de criterios de solvencia para seleccionar nuevos clientes, que también aumenta desde el 59 al 68 por 100. Parece que las empresas se están tomando más en serio este aspecto, aunque realizando una minería en los datos se encuentran diferencias muy significativas al considerar el tamaño de las compañías, de tal modo que para muchas pequeñas empresas sigue siendo éste un tema tabú (solo el 21 por 100 de ellas utiliza criterios de solvencia frente al 49 por 100 de las medianas y el 81 por 100 de las grandes).

Un último dato que me gustaría destacar es el de que los informes comerciales son la herramienta de gestión de riesgos preferida por las empresas, seguidos de los seguros de crédito.

Ver el 2º Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España (Catedra de Cash Management del IE Business School) completo.

Infografia 1er Estudio de la Gestión del riesgo de crédito en España

El Primer Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España ha sido realizado por Iberinform y Crédito y Caución en el marco de la Cátedra de Cash Management del Instituto de empresa. 

Gestión del riesgo de crédito

 

 

Ver el estudio completo

Análisis del Primer Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España

Mario Cantalapiedra – Economista

El 1er Estudio Gestion Riesgo de Credito IE – Iberinform  presentado por Yon Munilla, director general de Iberinform, la semana pasada en la sede del Instituto de Empresa de Madrid, persigue en las propias palabras del ponente un triple objetivo:

  1. Conocer la evolución de la morosidad.
  2. Conocer la evolución de los plazos de pago B2B, es decir, entre empresas.
  3. Conocer la evolución de las herramientas de gestión de riesgo de crédito que son utilizadas por las empresas.

Las conclusiones del Estudio se basan en 574 entrevistas realizadas a empresas pequeñas, medianas y grandes de todos los sectores de la actividad económica, y de él me gustaría destacar algunos datos que considero relevantes:

En primer lugar, destaca el porcentaje de empresas que declara haber pagado, durante el pasado ejercicio de 2010, a un plazo superior al marcado por la Ley contra la morosidad, que os recuerdo que actualmente es de 85 días (ejercicios 2010 y 2011). En concreto, el 33 por 100 de las empresas pagó a mayor plazo en 2010. Preguntadas las empresas sobre sus previsiones de pago para 2011, el porcentaje de incumplimiento previsto es muy similar, el 30 por ciento de las empresas pagará por encima de los 85 días en el presente ejercicio (ya sé que alguno me dirá que en teoría se mejorará en un 3 por ciento, pero no parece que éste sea un dato que deba dejarnos satisfechos ¿verdad?).

Llama la atención también la consideración que las empresas hacen del criterio de solvencia a la hora de conceder riesgo comercial a sus clientes. Así, un 59 por 100 de los encuestados utiliza criterios de solvencia al arbitrar dicha decisión.

En lo referente a la información utilizada para gestionar el riesgo de crédito, el 79 por 100 de las empresas se apoya en la información de su equipo comercial, al fin y al cabo son los primeros responsables que suelen entrar en contacto con el cliente y que pueden, y hasta deben, transmitir sus impresiones sobre el mismo.

Por su parte, los informes comerciales son las herramientas de gestión de riesgo de crédito que más usan las compañías en un 44 por 100 de los casos, seguidos por el seguro de crédito con un 30 por 100. Aquí sorprende, o quizás no tanto, que un 26 por 100 de las empresas no utilice “ninguna” herramienta de gestión de riesgos.   

Finalmente un dato que refleja bien a las claras la situación económica que atraviesa nuestro país, es el que nos dice que el 56 por 100 de las empresas ha sufrido impagos “significativos” en 2010; la cifra ya es bastante elocuente por sí misma.

El 29% de las empresas españolas no tienen actividad

Ignacio JiménezIberinform 

El 29% de las empresas españolas inscritas en los registros oficiales no tienen actividad en la actualidad, según las conclusiones de un estudio elaborado por Iberinform, empresa especializada en elaboración de informes comerciales y financiera para la gestión del riesgo de impago y bases de datos de marketing del grupo Crédito y Caución.

 

El estudio de Iberinform ha identificado 550.000 empresas españolas que no han depositado sus cuentas anuales en el Registro Mercantil en los últimos 2 ó más años, ni existe información en el Boletín Oficial del Registro Mercantil que indique que se mantienen activas

  • Madrid, con un 39%, es la comunidad autónoma con más empresas sin actividad, seguida de Ceuta, Islas Canarias, Navarra y Andalucía.
  •  Las Sociedades Limitadas, con un 31%, son la forma jurídica con más empresas inactivas.

Al comparar el número de sociedades que habían depositado las cuentas hasta el 15 de septiembre de 2010 (correspondientes a 2009) con las que lo habían hecho hasta el 15 de septiembre 2008 (relativas a 2007), se comprueba que más de 337.000 empresas no han depositado todavía sus cuentas.

El incumplimiento de la obligación de depositar cuentas les sitúa en riesgo de que el Registro Mercantil cierre su hoja registral, lo que les bloquearía cualquier nueva inscripción, y les expone a fuertes sanciones por parte del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC).

Consultar estudio completo en http://bit.ly/c8VnFt

VALORACION

El impacto de Basilea III en el sector financiero español

Ignacio JiménezIberinform 

Impacto Basilea III en el sector financiero español y el riesgo – PwC

 

 

El informe del IE Business School y el Centro del Sector Financiero de PwC sobre Basilea III y los retos de la banca analiza las principales novedades del nuevo marco regulatorio y sus consecuencias.

basilea III

  Entre modificaciones más destacadas de Basilea III está la exigencia a las entidades financieras de más y mejor capital: requerimientos más altos en relación a los activos ponderados por riesgo, así como mediante una ratio de apalancamiento y unos colchones de capital para utilizar en situaciones de crisis.

Las novedades principales que incorpora Basilea III, falta de la aprobación definitiva, son:

  • Consistencia y transparencia de los recursos propios.
  • Medidas para aumentar la calidad:
    • Ratio de cobertura de liquidez a corto plazo.
    • Ratio de liquidez estructural.
  • Ratio de apalancamiento
  • Colchones de capital.
  • Medidas contra la prociclicidad.
  • Requerimientos adicionales para el riesgo de contrapartida.
  • Tratamiento de las entidades sistémicas.

El seguro de crédito: comparar el coste de cobrar con el de no hacerlo

Mario Cantalapiedra – Economista

El seguro de crédito tiene una utilidad clara como herramienta de protección ante el impago de nuestros clientes, y es una de las opciones a valorar dentro de la gestión del riesgo de crédito en la empresa, que evidentemente cobra mayor protagonismo en épocas de vacas flacas. Conviene recordar que la regulación legal del seguro de crédito se recoge en la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro, concretamente en sus artículos 69 al 72. En dicha legislación se señala que “por el seguro de crédito el asegurador se obliga, dentro de los límites establecidos en la Ley y en el contrato, a indemnizar al asegurado las pérdidas finales que experimente a consecuencia de la insolvencia definitiva de sus deudores”.

Cabe preguntarse qué entiende esta Ley por insolvencia definitiva de los deudores, y la respuesta a esta pregunta la encontramos en su artículo 70, en el que se recogen los distintos supuestos que marcan dicha insolvencia, en concreto, los siguientes cuatro:

· La declaración en quiebra del deudor mediante resolución judicial firme.
· La aprobación judicial de un convenio en el que se establezca una condonación del importe.
· La ausencia de suficientes bienes para el pago tras un mandamiento de ejecución o apremio al deudor.
· El común acuerdo entre asegurado y asegurador por el que consideren que el crédito resulta incobrable.

No obstante, en ese mismo artículo, se regula como “transcurridos seis meses desde el aviso del asegurado al asegurador del impago del crédito, éste abonará a aquél el cincuenta por ciento de la cobertura pactada, con carácter provisional y a cuenta de ulterior liquidación definitiva”, aspecto clave a tener en cuenta a la hora de estudiar la alternativa del seguro de crédito.

Para fijar la cuantía de la indemnización se trabaja con un porcentaje, que debe estar establecido en el contrato que se firma entre asegurado y asegurador, de la pérdida final resultante de añadir al crédito impagado los gastos originados por las gestiones de recobro, los gastos procesales y cualesquiera otros que se pacten de forma expresa. La regulación legal del seguro de crédito define que este porcentaje no podrá incluir el beneficio del asegurado, ni ser inferior al cincuenta por ciento de la pérdida final.

En los momentos actuales de crisis el seguro de crédito, siempre que podamos acceder al mismo en función de cuáles sean nuestras circunstancias particulares, léase sector de actividad en el que compitamos, tipología de los clientes con los que trabajemos, características del producto vendido, etcétera, debe plantearse en términos de “coste de oportunidad”; es decir, más allá del gasto que representa en términos absolutos, puede suponer, en muchos casos, comparar el coste de cobrar con el de no hacerlo. Evidentemente pensar de esta forma, en términos relativos, añade una nueva dimensión al proceso de evaluación y decisión sobre la contratación de un seguro de crédito que, desde aquí, os recomiendo tener muy en cuenta.

Leer artículos anteriores: Pág. Anterior 1 2 3 4 Pág. Siguiente