Archivo de la etiqueta: internacionalización de las empresas españolas

El ICO continúa su apuesta por la internacionalización de las empresas españolas

Mario Cantalapiedra – Economista

El Instituto de Crédito Oficial (ICO) acaba de presentar, junto a la banca, las líneas de financiación para 2014, con las que pretende conceder crédito por 16.000 millones de euros, lo que representa un 16 por ciento más que en 2013. El objetivo estratégico del ICO con estas líneas es continuar apoyando a las pequeñas y medianas empresas y a los emprendedores en sus procesos de internacionalización, tanto para activar la capacidad exportadora de las empresas como para fomentar sus inversiones en exterior y financiar sus necesidades a corto plazo. También se pretende apoyar la participación de las empresas españolas en licitaciones y adjudicaciones internacionales a través de la concesión de los avales necesarios.

Las diez entidades financieras colaboradoras junto a las que el ICO ha presentado las líneas financieras de 2014, son Santander, BBVA, La Caixa, Bankia, Banco Popular, Banco Sabadell, Bankinter, BMN, Cajamar y Bantierra, precisamente las entidades de crédito que han llevado a cabo la mayor distribución de fondos de las líneas del año pasado.

Según los datos ofrecidos por el ICO, en el año de 2013 la financiación a través de sus líneas alcanzó un monto total de 13.885 millones de euros, con más de 190.000 préstamos formalizados. El 69 por ciento de las líneas se concedieron a microempresas de menos de 9 trabajadores, lo que pone de manifiesto la apuesta por las empresas de reducida dimensión, que, no olvidemos, representan la parte más importante del tejido productivo español y que tanto están sufriendo la escasez de crédito bancario. Por su parte, un 62 por ciento del volumen de financiación se destinó en 2013 a financiar las necesidades a corto plazo de las empresas. Por regiones, un 20 por ciento de las operaciones se centró en Cataluña, un 17 por ciento en Madrid y un 12 por ciento en Andalucía.

Esperemos que estas nuevas líneas ayuden a cubrir las necesidades financieras de pequeñas y medianas empresas con negocios viables y que se haga mucho más evidente lo comentado por el secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Fernando Jiménez Latorre, en el acto de presentación de las líneas financieras. En concreto, Jiménez Latorre piensa “que la concesión de crédito para las empresas en España está mejorando, especialmente para las pymes, apoyando la recuperación económica”. Pues eso, que siga mejorando, que falta nos hace.

El contexto al que se enfrenta el exportador español

Mario Cantalapiedra – Economista

En un momento en el que la demanda interna se encuentra deprimida, sin que tengamos muy claro cuanto tiempo más seguirá así, muchas empresas españolas ven la solución a sus problemas en el mercado exterior, en la exportación de sus bienes y servicios.

No obstante, la empresa que se plantea exportar ha de enfrentarse a una serie de inconvenientes que tradicionalmente han caracterizado la débil implantación internacional del tejido empresarial español, los cuales ya fueron reseñados en la II Cumbre de Internacionalización, organizada por el Club de Exportadores e Inversores Españoles, la Asociación de Marcas Renombradas Españolas y la Asociación Española de Directivos en mayo del año pasado. En concreto, se observan los nueve problemas siguientes, que considero interesante repasar:

  1. Insuficiente número de empresas con vocación internacional permanente.
  2. Alta concentración de la exportación en un reducido número de empresas y un bajo tamaño promedio de la cifra exportadora.
  3. Baja propensión de las empresas al negocio internacional, aunque aquí existen importantes diferencias entre las empresas más grandes, las que componen el IBEX35 claramente orientadas a la exportación y el resto de empresas.
  4. Insuficiente base tecnológica, con un peso relativamente alto de las exportaciones de semimanufacturas y productos energéticos y químicos.
  5. Insuficiente presencia global, con concentración elevada del negocio en determinadas áreas (UE y Latinoamérica) y ausencia en mercados clave o de alta tasa de crecimiento (EEUU, Asia-Pacífico, Este de Europa).
  6. Oferta turística frágil, dependiente de unos precios bajos y de un concentrado núcleo de operadores extranjeros.
  7. Grado relativamente bajo de integración de activos intangibles en la oferta de bienes y servicios tales como la innovación, el diseño, los sistemas de información y las marcas.
  8. Imagen país que, con excepciones no aporta un valor significativo a los sectores, empresas y marcas españoles, por lo que no existe un incentivo para la vinculación de su imagen con la del país.
  9. Sistema oficial de apoyo complejo por el número de agentes que intervienen, que necesita mejoras en su eficiencia, innovación y estrategia.

Luego la empresa española que desee iniciar el camino de la exportación ha de tener muy presente la influencia del entorno que acabo de describir, a buen seguro sería más fácil emprender la aventura en un país donde la cultura exportadora estuviera más arraigada. Puesto que muchos de los elementos descritos no son fácilmente controlables desde la órbita de la empresa, lo que esta si puede y debe hacer es proteger al máximo su actividad de exportación. Para ello resultará adecuado realizar acciones tales como la verificación de los datos de los clientes con los que se relacione en el extranjero, la redacción al detalle de los contratos de compraventa que se firmen o la utilización de instrumentos de cobertura de las exportaciones.

iberinform