Archivo de la etiqueta: medios de pago

El pago con tarjetas bancarias alcanza cifras récord en España

Mario Cantalapiedra – Economista

A los españoles nos gusta utilizar tarjetas bancarias. Así lo demuestran los datos del Banco de España que señalan como a finales de 2018 en nuestro país había 83,7 millones de tarjetas bancarias en circulación, de las cuales 36,64 millones eran de crédito (el 43,8 por ciento) y 47,08 millones de débito (el 56,2 por ciento restante). Durante 2018 con estas tarjetas se realizaron 3.903 millones de operaciones, con un valor global superior a los 147.431 millones de euros, lo que suponen cifras récord en la utilización de este medio de pago.

A nivel empresarial las tarjetas suelen ser utilizadas como medio de pago en desplazamientos, viajes o gastos de representación del personal, aunque a veces también se emplean para pagar facturas de proveedores. Para los empresarios que venden a consumidores finales, las tarjetas bancarias constituyen un instrumento de cobro habitual que pueden utilizar una vez que instalan un terminal punto de venta (TPV) conectado al ordenador del banco. En el caso de empresas que venden sus productos a través de internet, el TPV que se utiliza es de tipo virtual. Tanto en un caso como en otro (físico o virtual) el servicio de TPV devenga el pago al banco de un determinado porcentaje por cada operación de venta, al que suele añadirse una comisión por mantenimiento y, en ocasiones, el pago de una tasa por el alta del servicio. Este coste es el principal inconveniente que tienen los empresarios que cobran sus ventas a través de tarjetas bancarias. Como principales ventajas para ellos, están la seguridad que tienen en el cobro una vez que la entidad emisora de la tarjeta acepta la operación y, como los datos reflejan, su amplia aceptación como medio de pago entre los consumidores.

Con respecto a la responsabilidad económica que tienen los titulares de tarjetas bancarias en caso de operaciones de pago no autorizadas por su pérdida o robo, y antes de que lo comuniquen a la entidad financiera emisora, actualmente está limitada a 50 euros por el Real Decreto-ley 19/2018, de 23 de noviembre, de servicios de pago y otras medidas urgentes en materia financiera.

En el gráfico adjunto puedes ver la evolución creciente en España del número de operaciones realizadas con tarjetas, así como de su importe desde 2002 hasta 2018 (los datos hacen referencia a operaciones realizadas en dispositivos situados en España con tarjetas emitidas por cualquier entidad).

 

 Operaciones de compra en TPV (2002-2018)

1

Fuente: Banco de España.

TIPS: El nuevo servicio de transferencias inmediatas del BCE

Mario Cantalapiedra – Economista

Desde finales de noviembre de 2018 se encuentra disponible el nuevo servicio de liquidación de pagos inmediatos TIPS (Target Instant Payment Settlement), el cual ha sido puesto en marcha por el Banco Central Europeo (BCE). TIPS permite la liquidación de transferencias inmediatas entre entidades de crédito a nivel europeo, facilitando que empresas y particulares puedan efectuar pagos en tiempo real, las 24 horas del día y los 7 días de la semana. El importe de estas transferencias se encuentra limitado a 15.000 euros, recibiéndose el dinero en menos de 10 segundos, de ahí lo de “inmediatas”.

Curiosamente el servicio TIPS se inauguró “oficialmente” desde España el pasado 30 de noviembre de 2018, con el envío de efectivo desde una cuenta domiciliada en Caixabank a otra domiciliada en el banco francés Natixis, en una operación que tardó únicamente 3 segundos en completarse.

En España ya teníamos operativa desde febrero de 2018 una infraestructura interbancaria nacional de pagos inmediatos, gestionada de forma privada por la Sociedad Española de Sistemas de Pago (Iberpay), la cual ha sido conectada con este nuevo servicio del BCE, de tal modo que las entidades financieras españolas ya pueden emitir y recibir transferencias inmediatas con otras entidades europeas participantes en TIPS. Si la infraestructura gestionada por Iberpay es una iniciativa de tipo privado, TIPS tiene carácter público, pudiendo las entidades financieras optar por utilizar una u otra vía, sin que sus clientes, en principio, perciban la diferencia.

En cualquier caso, las transferencias inmediatas son voluntarias para las entidades financieras, por lo que habrá que consultar en cada caso si las ofrecen o no, y en caso afirmativo el coste que repercuten por este servicio, teniendo en cuenta que cada entidad es libre para decidirlo.

Según los últimos datos de Iberpay, en 2018 se realizaron 24.627.248 transferencias inmediatas, que representaron el 4,1 por ciento del total de transferencias realizadas. Y en lo que se refiere al importe transferido, se superaron los 18.500 millones de euros, lo que supone el 1,5 por ciento del importe total.

 

Transferencias realizadas en España en 2018qFuente: Elaboración propia a partir datos Iberpay.

Transferencia inmediata de dinero a través de los bancos

Mario Cantalapiedra – Economista

Con el objetivo de facilitar a las entidades bancarias el desarrollo de nuevos servicios digitales atractivos y eficientes que potencien el valor de la cuenta corriente y refuercen su posición competitiva, y bajo el impulso del Banco Central Europeo, se han introducido en Europa las denominadas transferencias SEPA inmediatas, que en España se encuentran operativas desde el pasado 14 de febrero, y que vienen a complementar a las transferencias SEPA ordinarias.

Hay que recordar que el área SEPA, zona donde particulares, empresas y otros agentes económicos pueden hacer y recibir pagos en euros, desde una única cuenta bancaria en cualquier lugar de la zona y utilizando un único conjunto de instrumentos de pago, con mismas condiciones básicas, derechos y obligaciones, está formada por los 28 países de la UE más Liechtenstein, Islandia, Noruega, San Marino, Suiza y Mónaco. Habrá que ver qué ocurre con el Reino Unido si finalmente se ejecuta el “Brexit”.

Las transferencias SEPA inmediatas, hoy por hoy, son voluntarias para las entidades financieras. De este modo, y a pesar de que en España la infraestructura interbancaria para realizarlas se encuentra operativa desde el 14 de febrero, hay muchas entidades que no las ofrecen en la actualidad, por lo que si deseas utilizarlas deberás consultar con la que trabajes. Las principales características de las transferencias SEPA inmediatas son las siguientes:

  • El pago ha de realizarse en euros.
  • Es un servicio que está disponible todos los días del año las 24 horas del día.
  • Se realizan de forma inmediata. El tiempo que tarda en llegar el dinero a la cuenta del beneficiario se reduce desde el día hábil siguiente a la fecha de emisión de las transferencias ordinarias hasta los 10 segundos.
  • El importe máximo por operación es de 15.000 euros.
  • Su precio (coste de emisión) depende de cada entidad y de la relación que mantenga con el cliente.

Según los últimos datos de la Sociedad Española de Sistemas de Pago (Iberpay), encargada de la gestión del sistema de pagos español al por menor, durante lo que llevamos de 2018 se han realizado 8.666.853 transferencias inmediatas, que representan aproximadamente el 2,3 por ciento del total de transferencias realizadas. En cuanto al importe de las operaciones, representan el 0,9 por ciento del importe total. Es previsible que estas cifras vayan aumentando en la medida que aumente el número de entidades bancarias que ofrecen el servicio.

Transferencias SEPA realizadas en España (enero-agosto 2018)Imagen1Fuente: Elaboración propia a partir datos Iberpay.

Aumenta el uso de tarjetas de pago en España

Mario Cantalapiedra – Economista

El número de tarjetas de pago (de crédito o débito) en circulación está creciendo según los datos de la Memoria Anual sobre la Vigilancia de los Sistemas de Pago 2016, que acaba de publicar el Banco de España (BdE).

Las tarjetas de pago permiten pagar la adquisición de bienes o servicios o retirar efectivo, pudiendo ser de crédito, cuando una entidad financiera concede a sus clientes un límite mensual de crédito del que pueden disponer a través de la propia tarjeta, o de débito, cuando la entidad financiera permite disponer del saldo de una cuenta corriente o de ahorro y realizar operaciones sin necesidad de emplear efectivo, aunque sin conceder crédito. A finales de 2016, las tarjetas emitidas en España ascendían a 74,51 millones, de las cuales 48,75 millones eran de crédito y 25,76 millones de débito. Resulta curioso comprobar como en nuestro país existen más tarjetas de crédito en circulación (48,75 millones) que población (46,5 millones de personas, según los datos del Instituto Nacional de Estadística referidos a igual fecha). Además las tarjetas de crédito están creciendo en términos relativos a mayor ritmo (8,8 por ciento) que las de débito (2,7 por ciento), lo cual puede ser un indicio de recuperación económica.

Como puedes ver en la tabla adjunta, también existe crecimiento en el número de operaciones realizadas con tarjetas de pago, en el importe total de dichas operaciones, en el número de cajeros existentes y en el de terminales de punto de venta (TPV).

Evolución Tarjetas de pago en España 2015-20162Fuente: Elaboración propia a partir de datos del BdE.

En cuanto a los datos de fraude, el BdE señala que en 2016 se registraron 888.000 operaciones fraudulentas con tarjetas emitidas en España, por importe de alrededor de 56 millones de euros, cifras también superiores a las de 2015. Especialmente destaca el crecimiento interanual del número de operaciones fraudulentas, superior al 29 por ciento. Del total de operaciones fraudulentas, el 69 por ciento corresponden a la operativa a distancia (internet, llamadas telefónicas, correo electrónico), el 28 por ciento a operativa en comercio físico y únicamente un 3 por ciento responde a operativa en cajeros. Recordar que la Ley 16/2009, de servicios de pago, limita actualmente a 150 euros la responsabilidad por las pérdidas provocadas por operaciones no autorizadas por el uso de tarjetas extraviadas o sustraídas, siempre que el titular no actúe fraudulentamente o con negligencia.

Cuatro comisiones bancarias habituales al utilizar cheques

Mario Cantalapiedra – Economista

Un cheque es un medio de pago bancario que permite a su poseedor recibir una cantidad determinada de dinero contra los fondos que mantiene en una entidad bancaria la persona que lo firma. La utilización de este medio de pago puede motivar la aparición de una serie de comisiones bancarias, entre ellas son habituales las cuatro siguientes:

1. Comisión por compensación o negociación

Responde al servicio que presta la entidad bancaria en la que es ingresado el cheque por gestionar su cobro ante la entidad librada donde tiene la cuenta el firmante. La paga la persona que presenta el cheque al cobro y suele consistir en un porcentaje del importe nominal, con un mínimo por operación.

2. Comisión por devolución

Cuando un cheque no se paga se produce su devolución. En este caso, el banco cobra a la persona que ha presentado el cheque al cobro un porcentaje del importe nominal, con un mínimo, aunque el coste suele ser bastante más elevado que en el caso de la negociación. A lo mejor si en España emitir un cheque sin fondos fuese considerado delito como ocurre en otros países, caso de Estados Unidos, esta comisión no sería tan significativa.

3. Comisión por conformidad

Surge cuando el emisor pide a la entidad bancaria que muestre conformidad al cheque o, lo que es lo mismo, que garantice la existencia de fondos y que será pagado. En este caso, la entidad anota en el cheque la palabra conformado, certificado o similar y lo firma. La comisión suele tarifarse como un porcentaje del nominal, con un mínimo, pero, en este caso, es el emisor del cheque el que debe afrontar su coste.

4. Comisión por gestión del protesto

 En caso de que el cheque sea impagado, antes de hacer cualquier reclamación, la persona que lo tiene en su poder debe acreditar esta circunstancia, lo que se conoce como protesto, a través de una de las siguientes opciones que le supondrán el pago de una comisión:

  • Si el cheque se ha presentado al cobro a través de otra entidad bancaria distinta de la librada, es dicha entidad quien efectúa la declaración de impago en nombre del Sistema Nacional de Compensación Electrónica (SNCE), cobrando al presentador la correspondiente comisión (generalmente un porcentaje del nominal, con un mínimo).
  • Si el cheque se ha presentado al cobro directamente ante la entidad librada, es esta la que hace la declaración de impago y cobra la comisión al presentador (de nuevo, un porcentaje del nominal, con un mínimo).
  • Si se acude a un notario (protesto notarial) se repercuten al presentador los gastos ocasionados por esta gestión, normalmente una cantidad fija.

 

Derechos y obligaciones al contratar una tarjeta de crédito o débito

Mario Cantalapiedra – Economista

Cuando contratas una tarjeta de crédito o débito con una entidad financiera tienes una serie de derechos y obligaciones que debes conocer, más todavía en momentos de escasez de liquidez como los que vivimos donde es más habitual recurrir a la financiación que proporcionan las tarjetas (de crédito). A continuación me referiré a dichos derechos y obligaciones en base a la información que puede encontrarse en el ‘Portal del Cliente Bancario’ del Banco de España.

Derechos del cliente

  1. Utilizar la tarjeta para pagar la compra de bienes y servicios, así como para retirar dinero en efectivo en cajeros y en las ventanillas de las entidades de crédito, en los términos que se contraten.
  2. Recibir una copia del contrato con la entidad de crédito.
  3. Recibir los documentos de liquidación.
  4. Ser informado previa y personalmente de las modificaciones en las condiciones iniciales.
  5. No renovar o desistir del contrato unilateralmente en cualquier momento, de acuerdo con los pactos recogidos en el mismo.

Obligaciones del cliente

  1. Pagar puntualmente las comisiones bancarias y, si se trata de una tarjeta de crédito, los intereses que se hayan pactado con la entidad financiera.
  2. Devolver los fondos utilizados en la forma pactada. Hay que tratar de vencer la ‘falsa ilusión’ de que pagas en el momento de utilizar la tarjeta de crédito. El gasto se paga cuando llega la liquidación a tu cuenta y tienes saldo para afrontarla, nunca antes.
  3. Informar a la entidad de crédito sobre las circunstancias económicas y personales. La información correcta es necesaria para que la entidad analice el riesgo de la operación antes de autorizarla. También existe el compromiso, si así estuviera pactado, de comunicar los cambios de domicilio, el estado civil, el régimen económico del matrimonio y otras circunstancias  personales y financieras.
  4. Custodiar debidamente el número secreto de la tarjeta o PIN. Te recuerdo que el Banco de España recomienda no anotarlo nunca junto a la tarjeta y evitar su coincidencia con datos de fácil obtención como pueden ser fechas de nacimiento o el número del documento nacional de identidad.

Además del listado anterior, se deberán respetar los derechos y obligaciones que, en esta materia, se recogen en la Orden EHA/1608/2010, de 14 de junio, sobre transparencia de las condiciones y requisitos de información aplicables a los servicios de pago, así como en la Orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre, de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios.

 

El truncamiento de los medios de pago, el viaje no sale gratis.

Mario Cantalapiedra – Economista

El truncamiento es un procedimiento que permite a las entidades de crédito sustituir la circulación de documentos de pago originales por registros informáticos que contienen su información más relevante. Para transmitir dicha información y realizar la correspondiente gestión del cobro se utiliza el Sistema Nacional de Compensación Electrónica (SNCE), sistema que permite el intercambio, la compensación y la liquidación de la mayor parte de los instrumentos de pago al por menor que se utilizan en España. Pueden ser miembros del SNCE, el Banco de España, para canalizar sus pagos al por menor y los de la administración pública, así como los bancos, cajas de ahorro y cooperativas de crédito que cumplan las normas y requisitos establecidos reglamentariamente. En sus inicios el SNCE estaba gestionado por el propio Banco de España, aunque desde el año 2005 se ocupa de dicha labor la Sociedad Española de Sistemas de Pago (Iberpay).

A partir del truncamiento, la entidad bancaria tomadora del documento de pago transmite la información relevante sobre el mismo a la entidad librada mediante procedimiento informático, sin que sea necesario enviar el documento original para gestionar la operación. La oficina de la entidad tomadora archiva dicho original durante un tiempo, de tal modo que en caso de incidencia se puede reclamar el mismo para comprobar las firmas o verificar otros datos o para que sea aportado, en su caso, en un proceso de índole judicial.

Se pueden truncar documentos de pago tales como cheques, pagarés, letras de cambio o recibos siempre que se emitan por importe igual o inferior al límite de truncamiento, el cual se establece mediante un convenio que suscriben las entidades de crédito que participan en el sistema de intercambio.

No obstante, en ocasiones ocurre que el documento de pago que se presenta en la entidad de crédito tomadora incorpora la cláusula de “no truncable”, por la que se insta a su presentación física en el domicilio correspondiente a la oficina bancaria librada. Puesto que el truncamiento, al fin y al cabo, representa un ahorro de costes para las entidades financieras, en estas situaciones es habitual que se penalice al cedente con el cobro de una comisión por documento no truncable, una especie de compensación al banco por pagar el billete de viaje del cheque, pagaré, letra o recibo a su lugar de destino.