Archivo de la etiqueta: morosidad bancaria

El crédito al consumo y su tasa de morosidad aumentan en España

Mario Cantalapiedra – Economista

La tasa de morosidad bancaria en España ha descendido hasta situarse en 5,10 por ciento en octubre de 2019, lo que representa su nivel más bajo desde el 5,08 por ciento que alcanzó en diciembre de 2009, pero lo está haciendo a consta de un menor crédito concedido por las entidades financieras. Si en diciembre de 2009 el volumen de crédito en vigor se situaba en los 1,870 billones de euros, en octubre de 2019 era de 1,192 billones de euros, un importe bastante inferior.

No obstante, no todos los elementos que forman parte del crédito bancario están teniendo el mismo comportamiento. Así, se puede comprobar como el crédito al consumo está aumentando de forma considerable en los últimos tiempos. Dentro de él se incluye la financiación a la que recurre una familia, por ejemplo, para comprar un automóvil o un electrodoméstico, o inclusive para afrontar un período de concentración de pagos como la actual. Los bancos suelen conceder estos créditos de pequeña cuantía a sus clientes con mayor facilidad, pero a costa de repercutirles también un precio mayor. Pues bien, en base a los datos del Banco de España (BdE), se puede comprobar como el volumen de créditos al consumo ha aumentado en más de 30.000 millones desde 2013 hasta septiembre de 2019, lo que en términos relativos representa un incremento de más del 50 por ciento. En cuanto a la tasa de morosidad del crédito bancario, se sitúa en el 5,14 por ciento, con una tendencia también creciente a diferencia de lo que ocurre con la tasa de morosidad bancaria general. Desde el propio BdE ya se ha manifestado en más de una ocasión la preocupación porque el crédito al consumo se dispare, las entidades financieras relajen sus criterios de concesión y si la coyuntura económica empeora implique un aumento de la morosidad bancaria. Lo cierto es que si una familia tiene problemas para afrontar sus deudas, es lógico que antes deje de pagar un crédito al consumo que la hipoteca.

Evolución morosidad bancaria del crédito al consumo en EspañaMorosidad_consumoFuente: Elaboración propia a partir de los datos del Banco de España.

La tasa de morosidad bancaria se reduce a su nivel más bajo desde 2009

Mario Cantalapiedra – Economista

A pesar de que el pasado mes de agosto la tasa de morosidad bancaria rompió al alza la trayectoria de caída que mantenía desde principios de año, en septiembre ha vuelto a reducirse hasta alcanzar el 5,14 por ciento, según los datos publicados la pasada semana por el Banco de España (BdE).

Esta tasa de morosidad de los créditos concedidos a empresas y familias por entidades de crédito y establecimientos financieros de crédito, se obtiene dividiendo el saldo vivo de créditos dudosos (61.505 millones de euros a finales de septiembre) entre el saldo vivo del total de crédito concedido (1,196 billones de euros a igual fecha). El BdE considera que los créditos dudosos son aquellos que presentan dudas razonables sobre su reembolso total (principal e intereses) en los términos pactados contractualmente. Dentro de ellos se incluyen los créditos morosos, que para el organismo supervisor son aquellos que tienen algún importe vencido, bien del principal, de los intereses o de los gastos pactados contractualmente, con más de tres meses de antigüedad.

En un momento de incertidumbre económica como el que vivimos, la buena noticia es que el 5,14 por ciento es la tasa de morosidad bancaria más baja que se da en España desde diciembre de 2009, momento en el que se situó en el 5,08 por ciento. Su máximo histórico se produjo allá por diciembre de 2013 con un “escalofriante” 13,62 por ciento.

Evolución morosidad bancaria en EspañaMorosidad_septiembre_19Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Banco de España.

Empeora la tasa de morosidad bancaria en España

Mario Cantalapiedra – Economista

En un momento en el que cualquier dato se analiza con atención ante la preocupación por la desaceleración económica a la que estamos asistiendo, acabamos de conocer el repunte de la tasa de morosidad bancaria en España. Aunque de forma ligera, esta ha aumentado en agosto 2019 rompiendo la trayectoria de caída que mantenía desde principios de año.

En concreto, la tasa de morosidad de los créditos concedidos a empresas y familias por entidades de crédito (bancos, cajas de ahorro y cooperativas de crédito) y establecimientos financieros de crédito, cerró agosto en el 5,24 por ciento frente al 5,23 del mes anterior. Esta tasa se obtiene dividiendo el saldo vivo de créditos dudosos (62.813 millones de euros a finales de agosto) entre el saldo vivo del total de crédito concedido. (1.198.458). En agosto no se produjo un aumento de los créditos dudosos con respecto al mes anterior, pero como su caída fue menor que la experimentada por el total de crédito, la tasa de morosidad subió.

Con respecto a la morosidad que es debida exclusivamente a las empresas, los últimos datos facilitados por el Banco de España, correspondientes al final del segundo semestre, reflejan en cambio una mejora de la tasa hasta situarse en el 6,10 por ciento. Al estar calculada a finales de junio, habrá que esperar a las siguientes estadísticas para ver cómo ha afectado el verano al reembolso de préstamos y créditos bancarios por parte de las empresas.

Evolución morosidad bancaria en EspañaImagen1Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Banco de España.

Evolución morosidad bancaria con empresas en EspañaImagen2Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Banco de España.

La tasa de morosidad bancaria se sitúa en mínimos desde septiembre de 2010

Mario Cantalapiedra – Economista

Según los datos aportados por el Banco de España (BdE), la tasa de morosidad de los créditos concedidos por entidades de crédito (bancos, cajas de ahorro y cooperativas de crédito) y establecimientos financieros de crédito se situó a finales de mayo en el 5,64 por ciento, lo que significa su dato más bajo desde el 5,51 por ciento que marcó allá por septiembre de 2010.

El saldo vivo de créditos dudosos al finalizar mayo ascendió a 67.795 millones de euros, mientras que el saldo vivo del total de crédito concedido a empresas y familias alcanzó la cifra de 1.202.149 millones de euros. Dividiendo los créditos dudosos entre el total de crédito concedido se obtiene la tasa de morosidad del 5,64 por ciento. El BdE considera que los créditos dudosos son aquellos que presentan dudas razonables sobre su reembolso total en los términos pactados. Dentro de ellos se incluyen los créditos morosos, en los que figura algún importe vencido (ya sea de principal, intereses o gastos) con más de tres meses de antigüedad.

En lo que respecta a la morosidad bancaria que es debida a las empresas, la tasa a final del primer semestre se situó en el 6,65 por ciento, confirmando asimismo la senda de mejora con respecto a los ejercicios anteriores.

Evolución morosidad bancaria en EspañaImagen1Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Banco de España.

Evolución morosidad bancaria con empresas en EspañaImagen2Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Banco de España.

La tasa de morosidad bancaria sigue disminuyendo en España

Mario Cantalapiedra – Economista

La tasa de morosidad de los créditos concedidos por entidades de crédito (bancos, cajas de ahorro y cooperativas de crédito) y establecimientos financieros de crédito cerró el pasado ejercicio en el 5,82 por ciento, según los datos provisionales ofrecidos por el Banco de España. Muy lejos queda ya el máximo histórico de esta tasa alcanzado en 2013 cuando se situó en el 13,62 por ciento.

Los créditos dudosos a final de 2018 ascendieron a 70.156 millones de euros, mientras que el total de crédito concedido vivo al cierre del año fue de 1.205.594 millones de euros. Por tanto, la tasa de morosidad del 5,82 por ciento se obtiene al dividir créditos dudosos entre total de crédito. Recuerdo que los créditos dudosos son aquellos que presentan dudas razonables sobre su reembolso total en los términos pactados contractualmente. Dentro de ellos están incluido los créditos morosos, que son aquellos en los que figura algún importe vencido, de principal, de intereses o de gastos pactados contractualmente, con más de tres meses de antigüedad.

En el caso de la morosidad bancaria que es debida a las empresas también se observa una importante reducción de la tasa hasta el 7,39 por ciento (dato correspondiente al final del tercer trimestre de 2018).

Tal y como puedes observar en los cuadros adjuntos, tanto la reducción de la tasa de morosidad bancaria general como la debida exclusivamente a las empresas se acompañan, al igual que en años precedentes, de una disminución del volumen de crédito concedido.

Evolución morosidad bancaria en España (2012-2018)1Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Banco de España.

Evolución morosidad bancaria con empresas en España (2012-2018)2Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Banco de España.

Mejora la morosidad bancaria, pero no termina de aumentar el volumen de crédito

Mario Cantalapiedra – Economista

Según se desprende de los últimos datos publicados por el Banco de España, la tasa de morosidad de los créditos concedidos por las entidades de crédito (bancos, cajas de ahorro y cooperativas de crédito) y establecimientos financieros de crédito finalizó el ejercicio de 2017 en el 7,79 por ciento, lejos ya del máximo histórico del 13,61 por ciento que alcanzó allá por diciembre de 2013. Esta tasa se obtiene dividiendo los créditos dudosos (97.691 millones de euros) entre el total del crédito concedido vivo (1,25 billones de euros al cierre de 2017). Por créditos dudosos hemos de entender aquellos que presentan dudas razonables sobre su reembolso total (principal e intereses) en los términos pactados contractualmente. Dentro de ellos se incluyen los créditos morosos, que son los que tienen algún importe vencido, de principal, de intereses o de gastos pactados contractualmente, con más de tres meses de antigüedad.

De los 97.691 millones de euros dudosos, el 62,12 por ciento (60.681 millones) corresponden a créditos dudosos con empresas, mientras que el 37,88 por ciento corresponden, sobre todo, a deudas con familias (35,86 por ciento) y el resto a deudas con instituciones sin fines de lucro al servicio de los hogares (ISFLSH), tales como sindicatos, asociaciones religiosas o partidos políticos, y a importes sin clasificar.

Centrándonos en los datos correspondientes a empresas, destaca la reducción de su tasa de morosidad al 10,26 por ciento, frente al 13,10 por ciento que representaba a finales de 2016, y el 14,62 por ciento a finales de 2015. Luego se puede decir que, a pesar de que la morosidad de las empresas sigue superando la barrera psicológica de los dos dígitos, las cosas están mejorando en este ámbito. No obstante, el saldo del total de crédito concedido a empresas (igual que ocurre en el caso general) es inferior al de años anteriores. La duda aquí es si este efecto se debe más a ajuste de deuda por parte de las empresas o a restricciones de préstamo por parte de los bancos.

Evolución morosidad bancaria en España (2011-2017)1Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Banco de España.

Evolución morosidad bancaria con empresas en España (2011-2017)2Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Banco de España.