Archivo de la etiqueta: morosidad

El arbitraje en la gestión de cobro de las facturas impagadas

Mario Cantalapiedra – Economista

Cuando se ha tratado por activa y por pasiva de cobrar a un cliente moroso el pago de una factura sin logran éxito alguno, y al borde de la desesperación, muchas empresas sólo se plantean acudir ya a la justicia ordinaria, contratando los servicios de abogados y procuradores, y demandar al cliente que nos ha salido rana. La verdad es que en estos momentos en que los montones de demandas de impago en los tribunales amenazan con alcanzar la altura de la mítica Torre de Babel, no está de más evaluar la alternativa que puede representar el arbitraje.

El arbitraje mercantil es un procedimiento que permite, de forma voluntaria, dirimir los conflictos contractuales que aparezcan entre las partes, como puede ser, en el caso que ahora nos interesa, el impago de una factura, sin necesidad de acudir a la justicia ordinaria, y sometiéndose al criterio de un tercero imparcial. La voluntad de someterse al procedimiento arbitral debe quedar claramente especificada en una cláusula del contrato que firmen cliente y proveedor previamente. Un ejemplo de esta cláusula de tipo arbitral puede ser el siguiente

Las partes, con renuncia a cualquier otro fuero o jurisdicción que pudiera corresponderles, acuerdan expresamente someter todo litigio, controversia, discrepancia, cuestión o reclamación derivada de la interpretación o ejecución del presente contrato al arbitraje de (derecho/equidad) de (árbitro/institución)”.

Cómo podéis ver existen dos tipos de arbitraje diferentes, el arbitraje de derecho, que será el aplicado si no se especifica algo diferente en la cláusula arbitral, en el que el árbitro ha de ser un abogado y su decisión ajustarse a normas y principios jurídicos vigentes, y el arbitraje de equidad, que se habrá de pactar expresamente, donde el árbitro puede pertenecer a cualquier sector profesional y resolver según su leal saber y entender. La decisión final del árbitro sobre el conflicto, que se denomina laudo arbitral, una vez notificada adquiere el mismo valor y eficacia que una sentencia de tipo judicial, con la ventaja fundamental respecto a la justicia ordinaria de la rapidez en el proceso de decisión.

Inclusive en la reforma de la legislación contra la morosidad introducida por la Ley 15/2010, en su artículo Primero, Siete, hay una apuesta por fomentar el arbitraje desde los poderes públicos para resolver los conflictos que surjan en las relaciones comerciales:

Con el fin de velar por la plena transparencia en el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de las obligaciones previstas en la presente Ley, las Administraciones Públicas promoverán la elaboración de Códigos de buenas prácticas comerciales, así como la adopción de sistemas de resolución de conflictos a través de la mediación y el arbitraje, siendo de adscripción voluntaria por parte de los agentes económicos”.

La Nueva Legislacion Contra la Morosidad Descodificada Escrito por Pere J. Brachfield

La Nueva Legislacion Contra la Morosidad Descodificada Escrito por Pere J. Brachfield

En estos momentos la morosidad en el cobro de facturas es la causa de una de cada tres quiebras en España, sobre todo entre las pymes, que representan el 99,90 % del tejido empresarial, suponen el 68 % del PIB y mantienen el 79 % del empleo.

Pero la morosidad en España no sólo es imputable a causas coyunturales, sino que además se deben considerar causas estructurales, como pueden ser la actitud de algunos actores económicos –grandes empresas industriales, el sector de la distribución y las administraciones públicas– de prolongar deliberadamente los plazos de pago para aprovechar su posición dominante en perjuicio de las empresas más pequeñas. Otra causa estructural es la cultura de la morosidad que se ha desarrollado en los últimos tiempos en muchos sectores, hasta el punto de que pagar tarde se ha convertido en un comportamiento económico generalizado.

En los últimos años, se ha extendido el abuso de grandes empresas dominantes en algunos sectores con sus proveedores. Estas empresas pasan pedidos importantes a empresas auxiliares, que dependen en gran medida de los pedidos que les proporcionan estas grandes compañías, pero en contrapartida aprovechan su elevado poder de negociación de las condiciones de pago y exigen pagar con plazos muy dilatados.

De este modo, las pymes proveedoras de bienes y servicios conceden a sus compradores un auténtico crédito financiero y no un mero crédito comercial. Las pymes afectadas por esta situación deben endeudarse con las entidades bancarias no sólo para financiar sus compras sino también para poder refinanciar a sus clientes, por tanto sufren en sus cuentas de resultados el impacto de los cuantiosos gastos financieros que ocasiona el endeudamiento bancario.

Si a ello además añadimos la falta de dinero existente en este momento en el circuito financiero, nos encontramos con que cerca de 300.000 empresas se encuentran en peligro de desaparición.

Para tratar de constreñir las malas prácticas de pago y combatir la morosidad de las empresas y administraciones, se creó la Ley 3/2004 de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales. Sin embargo, cinco años después de su entrada en vigor esta legislación sólo es aplicada por un pequeño porcentaje de las empresas españolas, y aquellas que aplican la ley a sus clientes (principalmente el cobro de los intereses de demora y de los gastos de gestión de cobro) suelen ser sociedades mercantiles de gran tamaño. Es por ello que numerosas patronales decidieron luchar para conseguir una serie de modificaciones de la Ley que permitiese a los más pequeños luchar por sus derechos. Y finalmente lo consiguieron en junio de este año con Ley 15/2010, de 5 de julio, de modificación de la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales.

  

Este nuevo libro del mayor experto en lucha contra la morosidad en España, Pere J. Brachfield, explica de forma minuciosa pero no por ello complicada, todos los entresijos de esta legislación que trata de ayudar a la subsistencia de tantas pequeñas y medianas empresas. Brachfield, con su habitual lenguaje directo y sencillo descifra los argumentos jurídicos que habitualmente acompañan a las leyes para que cualquier empresario sea capaz de entender cuáles son sus derechos y los diferentes instrumentos que la Ley pone a su disposición.

El objetivo del libro es que los acreedores, autónomos, emprendedores y personas que, sin ser licenciadas en derecho, se dedican profesionalmente a la reclamación de impagados, adquieran los  conocimientos suficientes para hacer una aplicación práctica de la nueva normativa antimorosidad.

El libro “La Nueva Legislacion Contra la Morosidad Descodificada”, explica cómo usar eficazmente las nuevas herramientas jurídicas introducidas en 2010 para luchar contra los impagados. También habla de las normas ya existentes antes de las reformas legales y que hay que conocer para realizar más eficazmente la gestión recuperatoria de deudas. Y por último, analiza la reforma incorporada durante este año para flexibilizar las condiciones de recuperación de las cuotas del IVA repercutido en facturas incobrables.

Gracias a este libro, el lector podrá adquirir conocimientos extremadamente útiles para obligar al deudor a cumplir con sus obligaciones o por lo menos para paliar las consecuencias económicas de los incobrables.

Descubra todo sobre la  Ley 15/2010 de mano del mayor experto sobre impagos y morosos de España, Pere J. Brachfield

Bienes que pueden ser objeto de prenda con desplazamiento de la posesión

Mario Cantalapiedra – Economista

En la prenda con desplazamiento de la posesión el bien que garantiza el riesgo concedido por una entidad bancaria se cede a ésta o a un tercero de común acuerdo entre empresa y banco. Entre los bienes que pueden ser objeto de prenda con desplazamiento de la posesión encontraremos habitualmente los siguientes:

  • Depósitos a plazo y saldos en cuenta corriente

Se afecta al buen fin de la operación crediticia contratada por la empresa un depósito a plazo fijo, o el saldo en una cuenta corriente, el cual queda bloqueado y sin movimiento durante el período de garantía. Por su liquidez y seguridad este tipo de prenda es la preferida por las entidades bancarias.

  • Efectos comerciales

Pueden cederse en prenda los efectos comerciales que tenga la empresa, el famoso “papel”, de tal modo que si no se reintegran los fondos, la entidad financiera tiene libertad para cobrar, descontar, ceder o endosar dichos efectos, y recuperar así el importe de la deuda. Para que los efectos comerciales puedan ser objeto de prenda han de reunir los requisitos que posibilitan su endoso, es decir, ser emitidos a la orden, llevar el timbre correspondiente, estar aceptados por el librado, etcétera. Por tanto, si en nuestro cajón sólo abundan pagarés “no a la orden”, que no sería extraño tal como se ha generalizado su uso en los últimos tiempos, mejor olvidarnos de cederlos en prenda.

  • Certificaciones de obra

También pueden ser objeto de prenda, las liquidaciones parciales y provisionales de las contratas que realiza las distintas administraciones públicas basándose en la continuación de las obras, aunque no parece ser el momento más oportuno para que garanticen nada debido a los problemas de morosidad que hoy sufren la mayoría de los entes públicos. En caso de que las certificaciones se aceptaran como garantía, había de comunicarse a la entidad pública pagadora correspondiente el cambio de beneficiario del pago. Este trámite se realiza mediante endoso aceptado por el banco y toma de razón del mismo por parte del organismo público correspondiente.

  • Valores cotizables en mercados organizados

La valoración de este tipo de garantía se realizará en función de la cotización oficial de los valores en el mercado, ya sean éstos de renta fija o de renta variable, siendo mayor para los títulos de renta fija. Si la empresa no reembolsa la deuda en el plazo convenido, la entidad bancaria podrá vender los valores en el mercado, salvo pacto en contrario.

El 29% de las empresas españolas no tienen actividad

Ignacio JiménezIberinform 

El 29% de las empresas españolas inscritas en los registros oficiales no tienen actividad en la actualidad, según las conclusiones de un estudio elaborado por Iberinform, empresa especializada en elaboración de informes comerciales y financiera para la gestión del riesgo de impago y bases de datos de marketing del grupo Crédito y Caución.

 

El estudio de Iberinform ha identificado 550.000 empresas españolas que no han depositado sus cuentas anuales en el Registro Mercantil en los últimos 2 ó más años, ni existe información en el Boletín Oficial del Registro Mercantil que indique que se mantienen activas

  • Madrid, con un 39%, es la comunidad autónoma con más empresas sin actividad, seguida de Ceuta, Islas Canarias, Navarra y Andalucía.
  •  Las Sociedades Limitadas, con un 31%, son la forma jurídica con más empresas inactivas.

Al comparar el número de sociedades que habían depositado las cuentas hasta el 15 de septiembre de 2010 (correspondientes a 2009) con las que lo habían hecho hasta el 15 de septiembre 2008 (relativas a 2007), se comprueba que más de 337.000 empresas no han depositado todavía sus cuentas.

El incumplimiento de la obligación de depositar cuentas les sitúa en riesgo de que el Registro Mercantil cierre su hoja registral, lo que les bloquearía cualquier nueva inscripción, y les expone a fuertes sanciones por parte del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC).

Consultar estudio completo en http://bit.ly/c8VnFt

VALORACION

¿Qué diferencia hay entre Ratings y Ratios financieros?

Ignacio JiménezIberinform

La diferencia fundamental es que el ratio analiza información financiera histórica y el rating trata de anticipar un determinado evento.

Un ratio es la relación o proporción entre dos elementos o dos conjuntos de elementos cuantitativos de los estados financieros o de las magnitudes características de una empresa para enjuiciar su estructura y evolución. Así, por ejemplo, un ratio puede evaluar la relación o proporción existente entre las cuentas a cobrar y las ventas, o entre la cifra del resultado y los activos totales.

Ratios financieros
Ratios financieros

Un Rating representa una calificación u opinión cualitativa, elaborada por una empresa especializada, para valorar a los emisores de deuda según su solidez financiera y su vulnerabilidad ante futuros cambios del entorno.

Este tipo de metodología también es utilizada para analizar y proporcionar una estimación fiable de lo que va a ocurrir en el futuro (capacidad predictiva) con las ventas a crédito de una empresa o con los créditos concedidos por una entidad financiera, permitiendo segmentar la población entre deudores/clientes buenos y malos (poder discriminante) y reduciendo sensiblemente la morosidad.

Ratings financieros de morosidad rentabilidad solvencia
Ratings financieros de morosidad rentabilidad solvencia

Los modelos predictivos más habituales son los que tratan de anticipar la morosidad, rentabilidad y solvencia. Son herramientas que utilizan prácticamente todas las entidades financieras, pero los elevados niveles de morosidad actuales han llevado a muchas empresas a desarrollar modelos propios o a buscar proveedores externos que les proporcionen directamente dichos ratings.

  • Rating Morosidad: Calificación que estima la probabilidad de que una empresa cumpla sus compromisos de pago dentro de los próximos doce meses.
  • Rating Rentabilidad Calificación que estima la probabilidad de que una empresa sea rentable en el próximo balance que presente en el Registro Mercantil.
  • Rating Solvencia: Calificación que estima la probabilidad de que una empresa sea solvente en el próximo balance que presente en el Registro Mercantil.

Ambas formas de analizar la situación de una empresa son útiles, pero la actual coyuntura económica exige a los gestores una  mayor precisión en su toma de decisiones y sólo un buen rating predictivo puede facilitar ese tipo de decisiones.

Más información sobre los rating predictivos de morosidad que utiliza Iberinform en http://bit.ly/cHstDT  y ejemplos de los estudios que publicamos en http://bit.ly/9bg3Uz

¿Cómo construir un buen modelo de previsión de la probabilidad de impago o morosidad?

Ignacio JiménezIberinform

Estos modelos deben de ser capaces de proporcionar una estimación fiable de lo que va a ocurrir en el futuro (capacidad predictiva) y de segmentar la población entre deudores buenos y malos (poder discriminante), pero lograrlo no es fácil.

Rating

Mi recomendación es construir el modelo utilizando la metodología SEMMA (Sample, Explore, Modify, Model and Asses) y tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Definir claramente del evento que deseamos predecir ¿Qué entendemos por morosidad?
  • Construir modelos específicos para los distintos tamaños de empresas y sectores económicos.
  • Disponer de un sistema de almacenamiento de la información robusto y ágil.
  • Asegurarnos una buena disponibilidad de la Información:

A) Sistema de Información (Data Mart) orientado al análisis que resuelva de manera eficiente los problemas de disponibilidad de información.

B)  Capacidad de acceso a fuentes de información externas (proveedores de información comercial) e internas.

  • Efectuar un estricto proceso de test y validación del modelo predictivo:

A) La muestra utilizada debe disponer de información estructurada, detallada, con suficiente profundidad histórica y debe de ser representativa de la población empresarial.

B)  Seleccionar las variables de entrada que con más capacidad de explicar el incumplimiento en pagos mediante técnicas estadísticas (Aquellas que presentan un mayor poder  y un número de variables que permitan un mantenimiento y validación adecuado)

  • Revisar frecuentemente el modelo para asegúranos que mantiene su capacidad predictiva y es capaz de identificar anticipadamente los clientes con mayor riesgo de impago.
  • Comprobar regularmente la calidad de la información que utilizamos para mantener el mayor nivel de actualización posible.

 

Más información sobre los rating predictivos de morosidad que utiliza Iberinform en http://bit.ly/cHstDT  y ejemplos de los estudios que publicamos en http://bit.ly/9bg3Uz

Media de morosidad de sectores de España

 

Otra información relacionada:

Leer artículos anteriores: Pág. Anterior 1 2 3 ... 14 ... 16 17 18 Pág. Siguiente