Archivo de la etiqueta: morosidad

Análisis del Noveno Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España

Mario Cantalapiedra – Economista

Los datos que aporta el Noveno Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España, elaborado por el Observatorio de Cash Management que impulsan Crédito y Caución, Iberinform y el IE Business School, muestran que prácticamente una de cada tres empresas españolas (el 31 por ciento) ha sufrido algún impago significativo en los últimos 12 meses, observándose solamente una leve mejoría con respecto al dato del Estudio anterior (del 34 por ciento). Si bien es cierto que las cosas han mejorado, de forma progresiva, desde el máximo histórico de 2012, cuando el 66 por ciento de las empresas declaraban tener impagos significativos, también parece que la situación se está estancando y la cifra no deja de ser preocupante.

En cuanto al impacto de los impagados, para el 74 por ciento de las empresas encuestadas la morosidad supone consecuencias negativas de un modo general, pero lo que verdaderamente asusta es comprobar que para el 13 por ciento de la muestra el retraso en el cobro de sus facturas pone en riesgo su propia continuidad en el mercado.

Realmente no parece sencillo desarrollar una actividad empresarial en un país donde nada menos que el 83 por ciento de las empresas declaran tener que aceptar plazos superiores a los deseados, más allá de que exista un texto legal que limite los pagos a 60 días. El papel lo aguanta todo, la realidad empresarial va por otro camino. Como parece lógico, los que pueden imponer estas condiciones son los que ejercen una mayor fuerza relativa ante sus proveedores. De este modo, el 57 por ciento de las empresas se ven obligadas a aceptar plazos de cobro superiores a los deseados de sus clientes grandes empresas, mientras que el 50 por ciento los tienen que aceptar del sector público. Como siempre digo, hasta que las grandes compañías y las administraciones públicas no prediquen con el ejemplo y cumplan con los plazos de pago legales, seguiremos lidiando con tasas de morosidad demasiado elevadas para una economía como la española que se considera “avanzada”.

1

2

3

La tasa de morosidad bancaria en los niveles de 2012

Mario Cantalapiedra – Economista

Según los últimos datos del Banco de España, la tasa de morosidad de los créditos concedidos por entidades de crédito (bancos, cajas de ahorro y cooperativas de crédito) y establecimientos financieros de crédito, se mantuvo en enero de 2016 en el mismo nivel con el que cerró 2015, en concreto, en el 10,12 por ciento. Es la menor tasa de morosidad bancaria desde julio de 2012, aunque todavía no se logra reducirla por debajo de los dos dígitos.

Esta tasa de morosidad se obtiene dividiendo los créditos dudosos (133.422 millones de euros en el caso de enero) entre el total de crédito concedido (1,318 billones de euros). Por créditos dudosos, se entienden aquellos que presentan dudas razonables sobre su reembolso total (principal e intereses) en los términos pactados contractualmente. Dentro de éstos se incluyen los créditos morosos, que son aquellos que tienen algún importe vencido, bien sea del principal, bien sea de los intereses o de los gastos pactados contractualmente, con más de tres meses de antigüedad.

Evolución morosidad bancaria en España (enero 2015-enero 2016)

Imagen3Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Banco de España.

Imagen1Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Banco de España.

Análisis de clientes por antigüedad de vencimientos

Mario Cantalapiedra – Economista

Con el término en inglés “ageing” se designa el análisis de los saldos de las cuentas pendientes de cobro (clientes) por antigüedad de vencimientos, el cual resulta muy útil dentro de la gestión del riesgo de crédito comercial. En dicho estudio se trata de reflejar la evolución en el tiempo de los importes debidos por cada cliente, teniendo en cuenta los retrasos sobre los vencimientos pactados de antemano. De este modo, se puede conocer, en un momento determinado, cuál es el riesgo que acumula un cliente, diferenciado deuda vencida y no vencida. Lo normal es distinguir para cada uno de ellos, su deuda total, su deuda no vencida y su deuda vencida clasificada en distintos tramos, como, por ejemplo, los siguientes (*):

  • De 1 a 30 días.
  • De 31 a 60 días.
  • De 61 a 90 días.
  • De 91 a 120 días.
  • De 121 a 360 días.
  • Más de un año.

Es un análisis que permite al responsable de la gestión de riesgos detectar los retrasos en el cobro y priorizar sus acciones de reclamo, debiendo realizarse cada cierto tiempo, en función de cuál sea la dimensión de la empresa y del volumen de clientes, por ejemplo, cada mes. A efectos operativos, puede utilizarse una hoja de cálculo que se alimente con los datos necesarios, adaptada a las circunstancias específicas de la empresa. No obstante, las nuevas herramientas de inteligencia de negocio, que permiten una gestión del riesgo del cliente más global, lo incluyen, y lo hacen a partir de la carga de los datos sobre las facturas de los clientes, permitiendo un análisis muy visual de la evolución en el tiempo de la deuda del cliente, como puedes ver en el ejemplo.

“Ageing” de un cliente

j

Fuente: Insight View.

(*) Tramos que utiliza la herramienta de inteligencia de negocio Insight View.

Incumplir los plazos de pago es la infracción más frecuente en la cadena alimentaria

Mario Cantalapiedra – Economista

El incumplimiento de los plazos de pago es la infracción más frecuente de los expedientes sancionadores abiertos por la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), desde su creación en enero de 2014 hasta el 31 de diciembre de 2015, según los datos que acaban de hacerse públicos.

AICA es un organismo autónomo del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, encargado del control del cumplimiento de la Ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria (Ley 12/2013), en lo que respecta a las relaciones comerciales, es decir, operaciones de compra-venta de alimentos y materias primas entre agricultores y ganaderos, fabricantes de alimentos y bebidas, y distribuidores del sector agroalimentario. En dicha Ley, se considera infracción grave el incumplimiento de los plazos de pago en las operaciones comerciales de productos alimentarios o alimenticios, conforme a lo establecido en la Ley 15/2010, de 5 de julio, de modificación de la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales, que te recuerdo son los siguientes:

  • 30 días a partir de la fecha de la entrega de las mercancías para el caso de productos de alimentación frescos y perecederos.
  • 60 días a partir de la fecha de la entrega de las mercancías para productos de alimentación que no sean frescos o perecederos.

Pues bien, casi la mitad de los 180 expedientes incoados por AICA desde su creación, en concreto, 82, corresponden a infracciones por incumplimiento de los plazos de pago. De estos 180 expedientes, a 31 de diciembre de 2015, hay 107 con propuesta de sanción, de los que 64 lo son por incumplimiento de plazos, lo que muestra la problemática que alcanza la morosidad entre los operadores que intervienen en la cadena alimentaria y da indicios de lo que podría ocurrir si se extendiese un régimen sancionador similar a otros sectores de la actividad.

Expedientes sancionadores AICA (Enero 2014 hasta 31/12/2015)

SancionesFuente: Elaboración propia a partir datos AICA.

Información sobre período medio de pago a proveedores para ejercicios que se inicien a partir del 1 de enero de 2015

Mario Cantalapiedra – Economista

Con la publicación de la Resolución de 29 de enero de 2016, del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), sobre la información a incorporar en la memoria de las cuentas anuales en relación con el período medio de pago a proveedores en operaciones comerciales, se aclara y sistematiza la información que las sociedades mercantiles deben incluir a este respecto, con efectos para los ejercicios que se inicien a partir del 1 de enero de 2015. Luego, en la memoria correspondiente al ejercicio que la mayoría de las empresas acaban de cerrar, ya se deberá reflejar esta información.

En este sentido, las sociedades que elaboren el modelo normal de memoria deberán informar sobre los siguientes aspectos:

  • Período medio de pago a proveedores.
  • Ratio de las operaciones pagadas.
  • Ratio de las operaciones pendientes de pago.
  • Total pagos realizados.
  • Total pagos pendientes.

Estas compañías deberán calcular su período medio de pago a proveedores a partir de la siguiente fórmula:

Período medio de pago a proveedores = (Ratio operaciones pagadas x importe total pagos realizados) + (Ratio operaciones pendientes de pago x importe total pagos pendientes) / (Importe total pagos realizados + importe total pagos pendientes)

Siendo:

Ratio de operaciones pagadas = ∑ (número de días de pago x importe de la operación pagada) / Importe total de pagos realizados

Se entiende por número de días de pago, los días naturales que hayan transcurrido desde la fecha en que se inicie el cómputo de plazo (fecha de recepción de las mercancías o prestación de los servicios, o, a falta de información fiable sobre ésta, fecha de recepción de la factura), hasta el pago material de la operación.

Ratio de operaciones pendientes de pago = ∑ (número de días pendientes de pago x importe de la operación pendiente de pago) / Importe total de pagos pendientes

Se entiende por número de días pendientes de pago, los días naturales que hayan transcurrido desde la fecha en que se inicie el cómputo del plazo (fecha de recepción de las mercancías o prestación de los servicios, o, a falta de información fiable sobre ésta, fecha de recepción de la factura) hasta el último día del período al que se refieren las cuentas anuales.

Sin embargo, la exigencia de información para las empresas que elaboren el modelo abreviado de memoria, o que opten por la aplicación del Plan General de Contabilidad de Pequeñas y Medianas Empresas, es decir, para la gran mayoría de las sociedades mercantiles españolas, se simplifica bastante. Únicamente tendrán que informar de su período medio de pago a proveedores, que se calculará del siguiente modo:

Período medio de pago a proveedores = (Saldo medio acreedores comerciales / Compras netas y gastos por servicios exteriores) x 365

La información, más completa o más simplificada, según el caso, deberá suministrarse en forma de cuadro con los datos correspondientes al ejercicio actual y al anterior, salvo en el primer año de aplicación (2015) que se considera inicial.

Las administraciones públicas elevan el plazo de pago a los autónomos

Mario Cantalapiedra – Economista

Según la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), el período medio de pago de las administraciones públicas a los autónomos ha aumentado hasta alcanzar, en enero, los 86 días. Este dato se desprende de la encuesta trimestral del Observatorio del Trabajo Autónomo de ATA, realizada a autónomos proveedores habituales del sector público y privado. En la encuesta anterior, correspondiente a septiembre de 2015, el período medio de pago era de 83 días.

Cuando hablamos de período medio de pago de las administraciones públicas, hay que tener mucho cuidado con el criterio que se sigue para computarlo. En los datos oficiales que publica el Ministerio de Economía y Hacienda, en base a lo dispuesto por el Real Decreto 635/2014, el cómputo se inicia una vez que transcurren 30 días desde la fecha de entrada de la factura en el registro, o desde la fecha de aprobación de la certificación de obra, y termina la fecha de pago efectivo. En cambio, si tomamos el plazo que va desde la fecha de emisión de la factura o de entrega de la mercadería hasta el pago efectivo, tal como hace ATA, el plazo medio de pago se eleva.

Haciendo una minería de los datos de esta encuesta, se observan diferencias importantes en el comportamiento de pagos entre los distintos estratos en los que puede dividirse la Administración. De este modo, la Administración Central es la que paga más pronto a los autónomos, con 44 días de media, confirmando el esfuerzo que creo que se está realizando desde este ámbito de lo público, y sobre el que ya me he manifestado en alguna ocasión. Sin embargo, la Administración Local que, según ATA, “es para la que trabajan la gran mayoría de los autónomos”, eleva el plazo medio de pago hasta los 71 días. Y el dato empieza a ser escalofriante si hablamos de las Administraciones Autonómicas, las cuales están pagando a una media de 101 días. Para el sufrido autónomo acostumbrado a convivir con tensiones de liquidez, parece éste un plazo demasiado largo a financiar.

 

Plazo medio de pago administraciones públicas (en días)

Imagen1Fuente: Observatorio del Trabajo Autónomo – ATA, Enero 2016.

Evolución de la morosidad bancaria durante 2015

Mario Cantalapiedra – Economista

La morosidad de los créditos concedidos por entidades de depósito (bancos, cajas de ahorro y cooperativas de crédito) y establecimientos financieros de crédito, ha mostrado una progresiva mejora a lo largo de 2015 (con los datos presentados por el Banco de España hasta el mes de noviembre). Si en enero los créditos bancarios dudosos ascendían a los 171.724 millones de euros, lo que representaba una tasa del 12,55 por ciento sobre el total, en noviembre el volumen dudoso se ha reducido a los 138.894 millones de euros con una tasa del 10,35 por ciento, una disminución de más de dos puntos porcentuales. Luego, a la espera, del dato de diciembre, se puede decir que el 2015 ha sido un buen año en lo que a la mejora de la morosidad bancaria se refiere. Lejos queda ya la tasa máxima histórica de la serie, registrada a finales de 2013, con el 13,62 por ciento.

No obstante, que, de cada 100 euros que presta un banco, haya dudas sobre la devolución de algo más de 10, me sigue pareciendo un dato demasiado elevado para darnos por satisfechos.

Evolución morosidad bancaria en España (enero-noviembre 2015)

table

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Banco de España (BDE)

Imagen1Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Banco de España (BDE)

Disponible el formulario que permite solicitar el acuerdo extrajudicial de pagos

Mario Cantalapiedra – Economista

El artículo 231 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, permite a los deudores personas naturales que se encuentren en situación de insolvencia o prevean que no podrán cumplir regularmente con sus obligaciones, iniciar un procedimiento para alcanzar un acuerdo extrajudicial de pagos con sus acreedores, con la ayuda de un mediador concursal, y siempre que su pasivo no supere los cinco millones de euros. También pueden acudir a este acuerdo, las personas jurídicas que se encuentren en estado de insolvencia, que hayan sido declaradas en concurso de no especial complejidad y que dispongan de activos suficientes para satisfacer los gastos propios del acuerdo.

En este sentido, la solicitud del procedimiento deberá ser realizada mediante un formulario normalizado, aprobado por la Orden JUS/2831/2015, de 17 de diciembre, y que ha entrado en vigor el 18 de enero de 2016, el cual se estructura en los cuatro apartados siguientes:

  1. Identificación del solicitante del procedimiento, ya sea persona natural o jurídica, en todo lo referente a su situación personal, familiar y laboral o profesional, según proceda.
  2. Comprobación de que concurren las condiciones que permiten iniciar el procedimiento. Por ejemplo, el deudor habrá de declarar el tipo de insolvencia en el que se encuentra: actual (no puede cumplir regularmente sus obligaciones) o inminente (prevé que no podrá cumplir sus obligaciones), o los hechos de los que deriva dicha insolvencia (desempleo, sobreendeudamiento, pérdidas empresariales o profesionales, etcétera).
  3. Inventario de los bienes y derechos del deudor, incluyendo la totalidad de su patrimonio. Según el caso, se deberá aportar una documentación u otra para justificar este inventario. En el caso de que el deudor está obligado a llevar contabilidad, se deberán aportar las cuentas anuales de los últimos tres ejercicios.
  4. Lista de acreedores, en la que se declaren tanto el número de los mismos como sus datos identificativos.

Como se señala en la propia Orden JUS/2831/2015, esta información permitirá un tratamiento más adecuado de la situación de insolvencia de que se trate, favoreciendo el buen desenvolvimiento y fin de los acuerdos extrajudiciales de pago. En el caso de que la solicitud corresponda a un deudor no empresarial, deberá dirigirse al notario correspondiente a su domicilio. Mientras que, los empresarios o entidades inscribibles en el Registro Mercantil, podrán dirigirla al registrador mercantil o a la Cámaras Oficiales de Comercio, Industria, Servicios y Navegación, cuando éstas hayan asumido funciones de mediación.

La mejora de los datos macro todavía no llega al taller de Juan

Mario Cantalapiedra – Economista

Termina el año y, como ya es tradicional, aprovecho para repasar contigo algunos de los contenidos tratados en el blog durante los últimos 12 meses. En este período, me he referido a cuestiones tradicionales relacionadas con las cuentas anuales o las provisiones contables, y a temas más novedosos como la inteligencia de negocio o el fenómeno fintech. Por supuesto, también he hablado de morosidad. Las seis entradas siguientes son ejemplos de estos temas:

  • Las cuentas anuales que han de presentar las empresas en el Registro Mercantil deben ser formuladas atendiendo a una serie de requisitos, los cuales fueron repasados al comienzo de año.
  • La necesidad de aplicar soluciones innovadoras parece alcanzar también al mundo de la gestión del riesgo de crédito comercial. Compartir información entre las distintas áreas de la empresa para lograr una mejor gestión de los clientes, resulta más sencillo si se utilizan las nuevas herramientas de inteligencia de negocio, a las que me referí en marzo.
  • España se ha sumado este año a los países que regulan la financiación participativa a través de plataformas de Internet o crowdfunding, aunque eso sí, únicamente en la modalidad de inversión en la que se percibe un rendimiento dinerario por los fondos aportados.
  • Precisamente el crowdfunding se une a otros negocios financieros de reciente aparición, basados en la utilización de las nuevas tecnologías, para configurar el fenómeno fintech. A mitad de año me preguntaba cómo podría reaccionar la banca tradicional ante estos nuevos competidores.
  • Puesto que las provisiones contables son elementos que pueden distorsionar el resultado de una empresa, es importante que al analizar una compañía externamente, se traten de conocer los criterios seguidos al dotarlas.
  • Y, cómo te decía, en el blog también he hablado de morosidad. En este sentido, las noticias no son buenas y los plazos de pago entre empresas siguen estando muy alejados de los 60 días que marca la legislación vigente. Pasan los años y en este ámbito no hay mejora.

Te preguntarás a qué hace referencia el título de este post. Pues bueno, resume un poco mi sensación con respecto la situación económica al finalizar el año. Los datos macros han mejorado, eso es innegable, pero todavía cuesta que esa mejora llegue a nuestras pymes (al taller de Juan). Precisamente este titular ha sido elegido como uno de los ganadores del concurso #TitularTwecos, organizado en Twitter por @creditoycaucion, y para el que inicialmente fue pensado. Por lo que se ve, alguno más por ahí comparte mi visión actual.

twitter

Solo me queda desearte felices fiestas y lo mejor para 2016.

 

¿En qué sector y comunidad autónoma puedes cobrar antes tus facturas?

Mario Cantalapiedra – Economista

El “Estudio sobre la Evolución de los Plazos de Pago en España” del Observatorio de Riesgo de Crédito del IE Business School, al que ya dediqué el post anterior, también muestra los plazos medios de pago entre empresas segmentados por sectores de la actividad y por comunidades autónomas.

En lo que a análisis sectorial se refiere, la construcción vuelve a tener, un año más, la peor nota de la clase, con 103 días de plazo medio en 2014 (prácticamente el mismo dato que se tenía en 2010). Por el contrario, en el sector servicios es donde se paga antes, con 89 días de media, aunque también muy lejos de los 60 que marca la legislación. Los otros dos sectores considerados (primario e industria) superan los 90 días de plazo medio.

En lo que se refiere a los datos diferenciados según las comunidades autónomas en las que radican los domicilios sociales de las empresas pagadoras, los plazos medios de pago más cortos se dieron en 2014 en Baleares (79 días), Cantabria (80 días) y Navarra (83 días). Mientras que se pagó más tarde en Castilla-La Mancha (105 días), Andalucía (105 días) y Extremadura (100 días).

Es decir, si tu empresa está encuadrada en el sector servicios y vendes fundamentalmente a empresas domiciliadas en la mitad norte de España, tus posibilidades de cobrar antes pueden aumentar con respecto a las que tienes si perteneces al sector de la construcción y comercializas tus bienes o servicios a empresas de la mitad sur. No obstante, tanto en un lugar como en otro, te será difícil cobrar por debajo de los 60 días.

Plazos medios de pago por sectores de actividad (Datos en días)

sectores

Fuente: Observatorio de Riesgo de Crédito del IE Business School.

Plazos medios de pago por comunidades autónomas (Datos en días)

ccaaFuente: Observatorio de Riesgo de Crédito del IE Business School.

Leer artículos anteriores: Pág. Anterior 1 2 3 ... 5 ... 16 17 18 Pág. Siguiente