Archivo de la etiqueta: morosos

Las tácticas habituales para escaquearse de los morosos

Pere J. Brachfield, asesor de la PMCM, y socio director de Morosología

Cuando se les reclama una deuda, los morosos suelen eludir sus obligaciones de pago mediante alguna de estas tácticas:

  • Negando radicalmente la existencia de la deuda y de la existencia de relaciones mercantiles con el acreedor (jamás les hemos comprado nada)
  • Afirmando no estar directamente obligados al pago de la deuda (esto es un asunto de mi ex socio, nos separamos hace un mes, esta factura se la reclaman a él)
  • Alegando que no recibieron nunca el producto facturado (estas cajas nunca nos llegaron al almacén)
  • Poniendo pegas respecto al precio, calidad, cantidad, servicio, día de prestación del proveedor (la mercancía llegó en mal estado, además me facturan mucho más de lo que acordamos con el vendedor)
  • Asegurando que ya hizo el pago total o parcial de la deuda

Ante todas estas objeciones la mejor arma del gestor de cobros es el conocimiento del derecho dispositivo y también del derecho imperativo al propio tiempo que disponer de una buena documentación mercantil que le permita reclamar el pago. La Ley estipula que en las relaciones contractuales bilaterales cada parte está obligada a realizar la prestación por ella prometida. En las obligaciones contractuales la parte que tiene derecho a recibir la prestación se la denomina acreedor y la que está obligada a hacer la prestación se la llama deudor. En las obligaciones dinerarias, el acreedor tiene derecho a exigir de la otra la prestación dineraria, y éste se conoce como derecho de crédito. No obstante si el moroso niega la existencia del débito, el acreedor deberá demostrar con documentos su derecho de crédito. La idea central es que el éxito de las reclamaciones que promueva un acreedor perjudicado por la morosidad de su cliente, dependerá fundamentalmente de la forma en la que se encuentre documentado el crédito impagado, es decir cómo se encuentran los documentos mercantiles siguientes: contratos, pedidos, albaranes, facturas, instrumentos cambiarios, etc.

La obligación de pago del vendedor y comprador cuando son relaciones comerciales B2B

En los próximos artículos vamos a revisar cuáles son las obligaciones de las partes en el contrato de compraventa mercantil se encuentran contenidas desde el art. 327 a 345 del Código de comercio. En este post veremos las obligaciones del proveedor.

Obligaciones del vendedor

La relación de obligaciones del proveedor también aparece en el Código Civil. El vendedor está obligado a la entrega y saneamiento de la cosa objeto de la venta (art. 1461 CC) y la de custodiar la cosa hasta el momento de la entrega.

La primera obligación del vendedor es la obligación de entrega. El vendedor está obligado a entregar al comprador la cosa vendida o a realizar los actos necesarios para la entrega, ya que si ésta depende también de la voluntad del comprador, en el ámbito mercantil, se entenderá cumplida la obligación de entregar, por la simple puesta a disposición de la mercancía vendida. Por tanto a la entrega de la cosa equivale legalmente el hecho de estar el vendedor listo para entregarla.

La falta de entrega de las mercancías en el plazo estipulado, en caso de que el plazo fuera esencial, el comprador podrá pedir el cumplimiento o la resolución del contrato, con indemnización de los daños y perjuicios causados, en uno u otro caso. Salta a la vista la gran importancia que tienen los documentos de expedición y recepción de la mercancía para poder demostrar los hechos.

La otra gran obligación del vendedor es  la denominada obligación de saneamiento, que consiste en sanear los vicios de la cosa. Esta  obligación la asume el vendedor frente al comprador. Ahora bien, la reclamación al vendedor se ha de hacer inmediatamente, pues si el comprador no reclama, la ley presume su asentimiento y su conformidad con el vicio, si éste existiera. Por ello, si el comprador no reclama, éste pierde toda la acción y el derecho a repetir contra el vendedor por causa de vicio o defecto de calidad o cantidad.

Para más información sobre el tema se pueden consultar los libros “Gestión del Crédito y Cobro”,  “Cobro de Impagados y negociación con deudores” y “La nueva legislación contra la morosidad descodificada” de Profit Editorial www.profiteditorial.com  o la web www.perebrachfield.com

El arbitraje en la gestión de cobro de las facturas impagadas

Mario Cantalapiedra – Economista

Cuando se ha tratado por activa y por pasiva de cobrar a un cliente moroso el pago de una factura sin logran éxito alguno, y al borde de la desesperación, muchas empresas sólo se plantean acudir ya a la justicia ordinaria, contratando los servicios de abogados y procuradores, y demandar al cliente que nos ha salido rana. La verdad es que en estos momentos en que los montones de demandas de impago en los tribunales amenazan con alcanzar la altura de la mítica Torre de Babel, no está de más evaluar la alternativa que puede representar el arbitraje.

El arbitraje mercantil es un procedimiento que permite, de forma voluntaria, dirimir los conflictos contractuales que aparezcan entre las partes, como puede ser, en el caso que ahora nos interesa, el impago de una factura, sin necesidad de acudir a la justicia ordinaria, y sometiéndose al criterio de un tercero imparcial. La voluntad de someterse al procedimiento arbitral debe quedar claramente especificada en una cláusula del contrato que firmen cliente y proveedor previamente. Un ejemplo de esta cláusula de tipo arbitral puede ser el siguiente

Las partes, con renuncia a cualquier otro fuero o jurisdicción que pudiera corresponderles, acuerdan expresamente someter todo litigio, controversia, discrepancia, cuestión o reclamación derivada de la interpretación o ejecución del presente contrato al arbitraje de (derecho/equidad) de (árbitro/institución)”.

Cómo podéis ver existen dos tipos de arbitraje diferentes, el arbitraje de derecho, que será el aplicado si no se especifica algo diferente en la cláusula arbitral, en el que el árbitro ha de ser un abogado y su decisión ajustarse a normas y principios jurídicos vigentes, y el arbitraje de equidad, que se habrá de pactar expresamente, donde el árbitro puede pertenecer a cualquier sector profesional y resolver según su leal saber y entender. La decisión final del árbitro sobre el conflicto, que se denomina laudo arbitral, una vez notificada adquiere el mismo valor y eficacia que una sentencia de tipo judicial, con la ventaja fundamental respecto a la justicia ordinaria de la rapidez en el proceso de decisión.

Inclusive en la reforma de la legislación contra la morosidad introducida por la Ley 15/2010, en su artículo Primero, Siete, hay una apuesta por fomentar el arbitraje desde los poderes públicos para resolver los conflictos que surjan en las relaciones comerciales:

Con el fin de velar por la plena transparencia en el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de las obligaciones previstas en la presente Ley, las Administraciones Públicas promoverán la elaboración de Códigos de buenas prácticas comerciales, así como la adopción de sistemas de resolución de conflictos a través de la mediación y el arbitraje, siendo de adscripción voluntaria por parte de los agentes económicos”.

El mayor fichero de morosos de España

Mario Cantalapiedra – Economista

El fichero de morosos y operaciones impagadas más importante de España es gestionado por la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF), organización empresarial que sirve de enlace entre las entidades de crédito especializadas en financiación al consumo y las distintas administraciones públicas, otras asociaciones profesionales españolas y europeas y los consumidores o usuarios finales de productos financieros.

Forman parte de ASNEF casi todas las entidades de crédito especializadas, así como un gran número de empresas pertenecientes a otros sectores de actividad como, por ejemplo, las compañías de telecomunicaciones, las empresas de servicios energéticos (electricidad, agua, gas) o las empresas aseguradoras. Luego ya podemos hacernos una primera idea de que tipo de empresas pueden incluirnos en este listado “maldito” si no pagamos uno de sus recibos.

En el fichero de impagos gestionado por ASNEF se puede encontrar información referente a los incumplimientos en el pago realizados por personas físicas y también jurídicas, es decir, empresas, estando el acceso a la información restringido a las entidades que aportan información, en concreto, a los asociados a ASNEF y adheridos que no estén asociados. En el fichero de ASNEF se puede encontrar la siguiente información:

  • Datos identificativos de la persona consultada.
  • Relación de nombres y domicilios distintos con los que consta en el fichero.
  • Resumen de la situación actual de operaciones morosas, con datos como el saldo total impagado o el número de operaciones.
  • Detalle de cada una de las operaciones morosas, especificando su importe, el número de cuotas, el tipo de entidad acreedora, etcétera.
  • Evolución mensual, durante los últimos veinticuatro meses, tanto de la información resumida como detallada por operación impagada.

El tratamiento del fichero está encargado a la compañía Equifax Ibérica, S.L. con la que ASNEF mantiene un acuerdo de colaboración. A esta compañía debemos dirigirnos si deseamos ejercitar los derechos de acceso, cancelación, rectificación y oposición a los datos que puedan existir en nuestra contra. En principio las únicas formas de salir del fichero ASNEF es saldando la deuda con la compañía correspondiente, demostrando la inexistencia de dicha deuda, o una vez que se cumple el tiempo máximo de permanencia fijado legalmente, el cual es nada menos que de seis años. Los derechos de acceso y demás que acabo de comentar pueden ejercitarse a través de los siguientes medios:

Las compañías que pueden acceder a la información del fichero de ASNEF lo consultan para conocer la solvencia o capacidad de pago de sus clientes antes de concederles crédito.

Leer artículos anteriores: 1 2 Pág. Siguiente