Archivo de la etiqueta: NIF

Un resumen de 2019: “lo único constante es el cambio”

Mario Cantalapiedra – Economista

Llega el final de 2019 y con él un aniversario que me gustaría compartir contigo. Se cumplen 10 años desde que inicié mi colaboración con Gestores de Riesgo y Morosidad, durante los cuales he compartido casi 600 posts en los que con diferente grado de éxito he tratado de aportar mi granito de arena sobre la gestión del riesgo de crédito comercial, la morosidad y los temas económicos en general, en este mundo complejo y de cambio constante en el que nos toca vivir.

Aprovechando este hito, quiero recuperar la tradición de dedicar el último post del año a repasar los temas más destacados tratados en el blog durante el ejercicio. En este caso, he rescatado los cinco siguientes:

  • El protagonismo de uno de los primeros posts del año fue para la coopetición”, término con el que se designa la combinación de las ventajas de la competencia y la cooperación como estrategia empresarial, el cual se está utilizando para describir el nuevo ecosistema financiero que surge con la entrada en el mercado de las fintech.
  • ¿Debo vender a un cliente que ha cesado su actividad de modo temporal, aunque siga existiendo, mantenga su personalidad jurídica y su antigüedad, y pueda retomar su actividad empresarial en cualquier momento? Te ofrecí mi opinión al respecto allá por el mes de febrero.
  • Los informes comerciales que ayudan a tomar decisiones de crédito sobre los clientes suelen incluir una opinión de crédito. El problema es que este dato suele ofrecerse para el conjunto de los proveedores y a veces es difícil de interpretar. A través de un ejemplo práctico, te mostré cómo calcular la opinión de crédito individual.
  • En el mes de septiembre repasé las importantes consecuencias que conlleva la revocación del número de identificación fiscal (NIF) a una empresa por parte de Hacienda.
  • ¿Puede una empresa demostrar su solvencia a través de la información que suministra la CIRBE? Traté de demostrar que, en determinadas circunstancias, la respuesta a esta pregunta es sí.

time-for-a-change-3842467_1920Fuente: Alexas_Fotos

Decía Heráclito que “lo único constante es el cambio”. En nuestros días se debate sobre el cambio climático o el tecnológico, y sí parece que lo único cierto sea el cambio, por otro lado, a una velocidad nunca antes vista. En medio de esta vorágine todavía queda tiempo para desearte Feliz Navidad y lo mejor para 2020.

¿Qué consecuencias tiene para una empresa la revocación de su NIF?

Mario Cantalapiedra – Economista

El número de identificación fiscal (NIF) que asigna Hacienda a las empresas para que lo utilicen en sus relaciones de índole fiscal, puede ser revocado en determinadas ocasiones, decisión que como explicaré a continuación conlleva importantes consecuencias.

En concreto, la Administración Tributaria, según lo dispuesto en los artículos 146 y 147 del Real Decreto 1065/2007, de 27 de julio, puede revocar el NIF a una compañía en los siguientes casos: 

  • Cuando la empresa a la que se haya asignado un NIF provisional no aporte, en el plazo previsto legalmente, la documentación necesaria para obtener el NIF definitivo, salvo que se justifique la imposibilidad de aportarla.
  • Cuando las deudas tributarias de la empresa con Hacienda sean declaradas fallidas.
  • Cuando la empresa no presente el Impuesto sobre Sociedades correspondiente a tres períodos impositivos consecutivos.
  • Cuando durante un período superior a un año, y después de realizar al menos tres intentos de notificación, resulte imposible practicar notificaciones a la empresa en su domicilio fiscal.
  • Cuando la empresa haya comunicado a Hacienda mediante declaración censal el desarrollo de actividades económicas inexistentes.
  • Cuando la empresa se haya constituido sin que en el plazo de tres meses desde la solicitud del NIF se inicie la actividad económica o se realicen los actos preparatorios para el ejercicio efectivo de la misma, salvo que se acredite la imposibilidad de realizarlos.
  • Cuando Hacienda constante que un mismo capital ha servido para constituir varias sociedades y, teniendo en cuenta todas ellas, deduzca que no se ha producido el desembolso mínimo legal.
  • Cuando la empresa haya comunicado a Hacienda el desarrollo de actividades económicas, de gestión administrativa o de dirección de los negocios, en un domicilio aparente o falso, sin que se justifique su realización en otro domicilio diferente.

La revocación del NIF no es automática, contando la empresa con un período de 10 días para presentar alegaciones una vez que se produce la notificación de Hacienda. Si al final se aprueba la revocación, esta se ha de publicar en el Boletín Oficial del Estado (BOE), teniendo las siguientes consecuencias negativas para la empresa:

  • El cierre de su hoja registral en el Registro Mercantil.
  • El bloqueo de las cuentas bancarias abiertas a su nombre.
  • La imposibilidad de obtener un certificado de estar al corriente de pagos con Hacienda.
  • La baja en los Registros tributarios de operadores intracomunitarios que realizan entregas y adquisiciones intracomunitarias (ROI) y de empresarios y profesionales con derecho a devolución mensual del IVA (REDEME).

La buena noticia es que la revocación del NIF no es algo irreversible, de tal manera que se puede rehabilitar si desaparecen las circunstancias que la motivaron, y siempre que la empresa lo solicite por escrito y aporte la documentación pertinente.

El número de identificación fiscal de las personas jurídicas

Mario Cantalapiedra – Economista

Las personas físicas (individuos) y las personas jurídicas (entidades) en el ámbito de sus relaciones de naturaleza o con trascendencia tributaria, han de identificarse a través de un número de identificación fiscal (NIF), el cual es asignado por la Administración Tributaria. Así, por ejemplo, en el caso concreto de las personas jurídicas, una sociedad anónima tendrá un NIF que comience por la letra A, una de responsabilidad limitada otro que empiece por la B y así sucesivamente. El NIF de una entidad, que le es asignado en el momento inicial, resulta desde todo punto invariable salvo que cambie su forma jurídica o su nacionalidad.

A efectos de su composición, el NIF de las personas jurídicas está formado por nueve caracteres, el primero de los cuales consiste en una letra que informa sobre la forma jurídica, si se trata de una entidad española o extranjera o de un establecimiento permanente de una entidad no residente en España. A continuación, el NIF se constituye por siete dígitos numéricos obtenidos de un modo aleatorio y, por último, por un carácter de control, que puede ser numérico o alfabético según sea la forma jurídica de la entidad en cuestión. A continuación te relaciono las claves correspondientes a las distintas fórmulas jurídicas:

A: Sociedades anónimas.

B: Sociedades de responsabilidad limitada.

C: Sociedades colectivas.

D: Sociedades comanditarias.

E: Comunidades de bienes y herencias yacentes.

F: Sociedades cooperativas.

G: Asociaciones.

H: Comunidades de propietarios en régimen de propiedad horizontal.

J: Sociedades civiles, con o sin personalidad jurídica.

P: Corporaciones Locales.

Q: Organismos públicos.

R: Congregaciones e instituciones religiosas.

S: Órganos de la Administración del Estado y de las Comunidades Autónomas.

U: Uniones Temporales de Empresas.

V: Otros tipos no definidos en el resto de claves.

N: Entidades extranjeras.

W: Establecimientos permanentes de entidades no residentes en España.

La clave V se configura como una especie de cajón de sastre donde incluir a las entidades que no tienen cabida de un modo específico en el resto de claves. Por otro lado, del listado anterior, sociedades colectivas, corporaciones locales, organismos públicos, congregaciones e instituciones  religiosas, órganos de la Administración del Estado y de las Comunidades Autónomas, entidades extranjeras y establecimientos permanentes de entidades no residentes en España tienen una letra al final de su NIF, que actúa, como carácter de control. Para el resto de entidades, el NIF terminará siempre con un número.