Archivo de la etiqueta: pagaré

El Pagaré: el gran desconocido frente al Cheque o la Letra de Cambio.

Origen: El pagaré surge en la Edad Media, a partir del siglo XII, en las ciudades del norte de Italia, como medio de pago sin necesidad del traslado físico de las monedas en que dicho pago consiste. En concreto los banqueros empezaron a recibir monedas entregando a cambio un documento notarial (el pagaré) que podía hacerse efectivo en un lugar distinto, en el que el Banquero disponía de agente  o delegado, siendo inicialmente una mera carta o ruego, no incorporando un mandato jurídico y formal de pago.

Sin embargo es a partir del siglo XIII,  cuando se incorpora en el documento del pagaré dicho mandato de pago, dando lugar a lo que entendemos hoy en día como pagaré.

Concepto: El pagaré lo definimos como un titulo valor que incorpora una promesa, pura y simple,  de pagar una cantidad de dinero a favor o a la orden de una determinada persona.

El firmante del Pagaré es quien lo emite, quien quedará obligado de igual manera a como lo está el aceptante de la Letra de Cambio (Articulo 97 de la Ley Cambiaria y del Cheque, en adelante LCCh)

El Beneficiario es la persona a quien ha de efectuarse el pago o a cuya orden se ha de realizar.

Requisitos del Pagaré: El pagaré deberá contener los mismos requisitos que la Letra de Cambio, excepto naturalmente la denominación del librado. Es decir, de acuerdo con los Artículos 94 y 95 LCCh, el Pagaré es preceptivo que contenga:

1/La denominación de Pagaré, incluida en el texto del documento y expresada en el idioma que se utilice para su redacción.

2/ La promesa pura y simple de pagar una cantidad determinada de dinero.

3/ La indicación del vencimiento, aunque el pagaré sin vencimiento se reputará pagadero a la vista.

4/ El lugar en que el pago ha de realizarse, a falta de indicación, será el lugar de su emisión que es también el lugar del domicilio del firmante del pagaré.

5/ El nombre de la persona a quien haya de hacerse el pago o a cuya orden se haya de realizar.

6/ La fecha y el lugar en que se firme el Pagaré, si bien el Pagaré que no indique el lugar de su emisión, se considerará firmado en el lugar que conste junto al nombre del firmante.

7/ La firma del que emite el título, denominado firmante.

Régimen Jurídico del Pagaré: La ley remite a la regulación que efectúa para la Letra de Cambio, según el Artículo 96 LCCh.

Como cuestiones sobremanera importantes sobre su régimen jurídico indicaremos las siguientes:

1/ Cuando se endosa un Pagaré, hemos que tener presente que en dicho título coinciden, Librador y Librado, que aquí se denomina Firmante.

2/ En relación con el pago, la presentación se efectuará al firmante, en el día del vencimiento o en uno de los dos días hábiles siguientes.

3/ En relación a las acciones por falta de pago: la acción directa es la que se dirige frente al firmante del Pagaré, siendo las acciones de regreso las dirigidas contra los demás obligados, para las que sí se requiere la presentación para pago y el levantamiento del protesto o declaración equivalente.

Lógicamente, no disponemos de acción de regreso por falta de aceptación, porque cabalmente la institución de la aceptación no existe en el Pagaré.

La firma del pagaré con la antefirma por delante

Mario Cantalapiedra – Economista

Si eres apoderado de una empresa seguramente una de las cosas que te preocupará es la responsabilidad que asumes al firmar un documento de pago en su nombre. Puede que habitualmente firmes letras o pagarés para pagar una factura a un proveedor y, según las prisas o el modo de funcionar que sea habitual en tu compañía, lo hagas sin incluir la antefirma por delante, es decir, sin hacer constar el párrafo o sello que antecede a la firma y menciona la entidad representada por el firmante del documento. Si este es el caso, creo que te interesa leer lo siguiente.

Para situar este tema de un modo conveniente, lo primero que debemos hacer es acudir a lo dispuesto por el artículo 9 de la Ley 19/1985, de 16 de julio, Cambiaria y del Cheque, que reproduzco a continuación: “Todos los que pusieren firmas a nombre de otro en letras de cambio deberán hallarse autorizados para ello con poder de las personas en cuya representación obraren, expresándolo claramente en la antefirma”. Donde se lee letra de cambio, puedes entender otros documentos que cumplan función de giro, es decir, que sirvan como medio de pago frente a una obligación derivada de una operación comercial como, por ejemplo, el pagaré o el recibo negociable. En base a lo anterior, el Tribunal Supremo en Sentencia de 9 de junio de 2010 fijó como doctrina jurisprudencial lo siguiente: “El firmante de un pagaré queda obligado en nombre propio si no hace constar el poder o representación con que actúa o, al menos, la mención de la estampilla de la razón social en cuya representación actúa, dado que resulta imposible deducir de las menciones del pagaré que actúa como representante o apoderado de una sociedad o entidad aunque ostente esta condición respecto de una o varias”.

No caigas en la tentación de pensar que la empresa es la obligada al pago porque en el efecto se incluya el código de una cuenta bancaria abierta a su nombre. Si la compañía llegara a desentenderse, el obligado serías tú. Por tanto, mi recomendación es clara: si no quieres responder con tu patrimonio personal de la deuda, no se te olvide incluir el texto con la razón social de la empresa dejando constancia de que firmas en su representación, normalmente utilizando la expresión p. p. (por poderes).