Archivo de la etiqueta: PIB

La incertidumbre frena el gasto de las empresas en España

Mario Cantalapiedra – Economista

El Banco de España (BdE) ha actualizado sus proyecciones macroeconómicas de la economía española para el período 2019-2021. El organismo supervisor ha revisado a la baja cuatro décimas (al 2 por ciento) su previsión de crecimiento anual del PIB en 2019 frente al dato anterior de junio. Para 2020, el BdE prevé un crecimiento del 1,7 por ciento, mientras que para 2021, lo estima en el 1,6 por ciento, dos y una décima menos, respectivamente, con respecto a la previsión anterior.

La fuerte revisión a la baja de la tasa de crecimiento para 2019 se explica, en parte (dos décimas), por el reciente recálculo de la serie del PIB que cada cinco años hace el Instituto Nacional de Estadística (INE), y que incorpora cambios para lograr estadísticas de mejor calidad, según se explica desde este organismo autónomo. Sin embargo, el resto de la caída (las otras dos décimas), se justifica por la pérdida de vigor de la demanda interna que revelan los datos más recientes. Tras esta debilidad se encuentran el deterioro del entorno exterior y las incertidumbres procedentes del resto del mundo (Brexit sin acuerdo, guerra comercial entre China y Estados Unidos), y posiblemente, según el BdE, las incertidumbres de origen interno vinculadas a la parálisis política y la ausencia de un Gobierno que tome las medidas necesarias en un momento de desaceleración. Ante la falta de un horizonte claro, hay más empresas y familias que frenan sus decisiones de gasto, prefiriendo esperar a tiempos mejores. Si hay que cambiar el sofá del salón, mejor hacerlo cuando las cosas estén más claras, aunque ahora nos lo pudiéramos permitir. El problema es que este tipo de decisiones individuales acaban trasladándose al conjunto de la economía y retroalimentándose. Si las empresas gastan menos, contratarán menos trabajadores y las familias tendrán menos dinero para consumir bienes y servicios, por lo que los procesos de producción de las empresas se verán afectados.

Precisamente sobre el tema del mercado de trabajo, merece la pena hacer una reflexión. Según el BdE, la desaceleración proyectada llevará a una moderación progresiva del ritmo de crecimiento del empleo, de tal modo que no veremos en España una tasa de paro por debajo del 13 por ciento de la población activa hasta 2021. A pesar de que seguimos creciendo, no conseguimos alcanzar una tasa de desempleo razonable para una economía que se presume avanzada.

s

 

Se disparan las búsquedas del término “recesión” en España

Mario Cantalapiedra – Economista

La preocupación de los españoles por una posible recesión parece ir en aumento. Así parecen indicarlo los datos de búsqueda de este término que pueden obtenerse a partir de Google Trends. Esta herramienta web permite conocer el nivel de búsqueda de un determinado término a lo largo del tiempo, basando su resultado en una escala de 0 a 100, donde 100 representa la popularidad máxima del término en cuestión. Pues bien, en el reciente período del 11 al 17 de agosto, el término “recesión” alcanzó el valor máximo de 100 en España, siendo especialmente llamativo el incremento de su búsqueda sobre la media de los últimos 12 meses.

Imagen2

Fuente: https://trends.google.es/trends (Recuperado el 29 de agosto de 2019).

Aunque técnicamente las grandes economías mundiales no se encuentran aún en recesión, puesto que siguiendo el criterio de definición más aceptado a nivel internacional, esta solo se produce cuando la tasa de variación anual del Producto Interior Bruto (PIB) es negativa durante dos trimestres consecutivos, los últimos datos que vamos conociendo (PIB de Alemania y China, guerra comercial entre Estados Unidos y China, etcétera) no invitan a ser muy optimistas con el futuro más cercano, y esto se refleja en lo que busca la gente en internet.

Por curiosidad también he consultado los datos de búsqueda durante el mismo período del término “morosidad”, a la que dedicamos un seguimiento especial en el blog, y en este caso, he de decir que no se observa un incremento tan significativo en su búsqueda, aunque también es creciente en los últimos días.

En esta tesitura, toca estar muy atentos a la evolución de los acontecimientos y particularmente desde las empresas extremar el cuidado en la gestión del riesgo de crédito comercial.

Imagen3

Fuente: https://trends.google.es/trends (Recuperado el 29 de agosto de 2019).

Al Banco de España le preocupan las medidas proteccionistas, el “Brexit” y China

Mario Cantalapiedra – Economista

El PIB de España seguirá creciendo en los próximos años, aunque cada vez lo irá haciendo a un menor ritmo, según las últimas proyecciones macroeconómicas de la economía española elaboradas por la Dirección General de Economía y Estadística (DGEE) del Banco de España (BdE). De este modo, tras crecer el 2,6 por ciento en 2018, se prevé que en 2019 el avance sea del 2,4 por ciento, en 2020 del 1,9 por ciento y en 2021 del 1,7 por ciento. La buena noticia es que con respecto a las previsiones anteriores que el BdE efectuó en el mes de marzo, se ha producido una revisión al alza del PIB para 2019 gracias a una mayor fortaleza de la actividad registrada en el primer semestre del año.

La expansión del producto interior seguirá apoyándose en la demanda nacional, aunque su aportación positiva al avance se moderará en los próximos tiempos, siendo próxima a cero la contribución que el BdE prevé para la demanda externa. En el caso de la demanda nacional, me gustaría destacar cómo el organismo supervisor prevé que se incremente moderadamente la tasa de ahorro de las familias (que recuerdo que actualmente se encuentra en mínimos históricos, siendo de las más bajas de la eurozona), lo que se traducirá en una desaceleración del consumo privado.

En cuanto a la tasa de paro, la previsión del BdE es que se reduzca, pero con un freno en los elevados ritmos de crecimiento del empleo que hemos visto en los últimos años, en consonancia con la desaceleración prevista del PIB. Su pronóstico es que la tasa de paro en España disminuya hasta el 11,8 por ciento de la población activa a finales de 2021.

En lo que se refiere a los riesgos que amenazan al crecimiento del PIB español, los principales para el BdE provienen del ámbito exterior. En concreto, de la posible adopción de nuevas medidas proteccionistas a nivel global, de la incertidumbre relativa al desenlace del “Brexit” y de las dudas acerca de la efectividad de las medidas de estimulo en China y de su impacto sobre los desequilibrios del país. En el ámbito nacional, preocupa la incertidumbre acerca de la orientación futura de las políticas económica en un contexto presidido por un Parlamento español muy fragmentado.

be070619-proy

 

¿Afectarán las correcciones en los mercados financieros al crecimiento mundial?

Mario Cantalapiedra – Economista

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI) en sus últimas “Perspectivas de la economía mundial”, el producto mundial aumentó un 3,7 por ciento el pasado año con un repunte del crecimiento generalizado. De hecho, unas 120 economías, que generan tres cuartas partes del producto interior bruto (PIB) global, registraron dicho repunte, en términos anuales, en 2017. Se trata del aumento del crecimiento mundial más sincronizado desde 2010.

Este repunte, en opinión del FMI fue sorpresivamente marcado en Europa y Asia. Con la intensificación del ímpetu global y el impacto que se prevé que tengan los cambios en la política tributaria en Estados Unidos, recientemente aprobados, las proyecciones de crecimiento mundial para 2018 y 2019 quedan fijadas en el 3,9 por ciento, tal como puedes observar en el cuadro. Destaca el comportamiento de las economías emergentes y en desarrollo de Asia, las cuales crecerán alrededor del 6,5 por ciento en 2018 y 2019, a un ritmo muy similar al que ya crecieron el pasado año. Es importante resaltar que esta región genera más de la mitad del crecimiento mundial.

En lo que a España se refiere, el organismo internacional, prevé un crecimiento del 2,4 por ciento para 2018, y del 2,1 por ciento para 2019. En el documento se señala que nuestro crecimiento ha sido corregido ligeramente a la baja para 2018, como consecuencia de los efectos del aumento de la incertidumbre política en la confianza y la demanda. Luego, el asunto catalán parece que también preocupa al organismo internacional con sede en Washington.

No obstante, las proyecciones del FMI que estoy comentando se publicaron el 22 de enero, es decir, antes de las importantes caídas bursátiles sufridas a nivel global las últimas semanas. En el documento ya se advertía que uno de los riesgos que puede afectar al crecimiento es que se produzcan correcciones en los mercados financieros. La duda ahora es saber cómo podrán afectar estas, sobre todo si se prolongan en el tiempo.

Panorama de las proyecciones de Perspectivas de la economía mundial (variación porcentual anual)

Imagen1

Fuente: Elaboración propia a partir datos FMI. Enero 2018.

Recomendaciones de la OCDE para que el crecimiento económico de España sea más inclusivo

Mario Cantalapiedra – Economista

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) acaba de presentar su Estudio económico sobre España 2017, en el cual indica como el crecimiento previsto para nuestro país para el período 2017-2018 será superior al 2% del PIB. El organismo internacional con sede en París, reconoce que la economía española está disfrutando de una sólida recuperación tras haber experimentado una profunda recesión, como puedes ver en el gráfico al final del post. No obstante, cree necesario establecer medidas adicionales para que el crecimiento económico sea más inclusivo, es decir, alcance al conjunto de la población española y no solo a una parte. Estas medidas van desde reformas macroeconómicas relacionadas fundamentalmente con el ámbito fiscal, pasando por políticas de reducción de desempleo y de la pobreza, hasta la mejora de la cualificación de los trabajadores y el incentivo a la inversión empresarial en materia de innovación. En concreto, la OCDE nos propone las recomendaciones siguientes:

 

1. Recomendaciones sobre políticas macroeconómicas

– Seguir acometiendo reformas estructurales dirigidas a conseguir un crecimiento sólido y equilibrado.

– Ajustarse a los objetivos fiscales a medio plazo para garantizar una reducción gradual de la deuda pública.

– Mejorar la eficiencia del sistema tributario mediante:

  • La abolición de exenciones del IRPF con un enfoque inadecuado.
  • La abolición de tipos reducidos del IVA de carácter regresivo.
  • El aumento de los impuestos ambientales.

 

2. Recomendaciones para reducir el desempleo

– Crear perfiles de los desempleados y contratar consultores especializados.

– Aumentar los recursos y la ratio entre profesionales de los servicios de empleo y los demandantes de empleo.

– Crear un punto único de contacto para servicios sociales y de empleo.

– Reducir las contribuciones empresariales a la seguridad social para los trabajadores de salarios bajos con contratos indefinidos.

– Solicitar una representación mayor de los colectivos empresariales cuando se autorice la prórroga de los convenios colectivos.

 

3. Recomendaciones para mejorar las habilidades de los trabajadores

– Mejorar la calidad de la enseñanza entre el profesorado a través de una mejor formación universitaria y en el puesto de trabajo.

– Continuar el desarrollo y la modernización de la enseñanza y formación profesional (EFP):

  • Ampliar la enseñanza y formación profesional dual.
  • Garantizar que las competencias enseñadas satisfagan las necesidades empresariales.

– Potenciar la enseñanza y formación profesional y los programas de formación para adultos.

 

4. Recomendaciones para reducir la pobreza

– Aumentar el volumen y el alcance de los programas regionales de apoyo en materia de ingresos mínimos.

– Aumentar las ayudas en efectivo para las familias con hijos.

 

5. Recomendaciones para promover la inversión empresarial en innovación

– Continuar con la implantación de la Ley de Unidad de Mercado y aprobar la reforma de los servicios profesionales

– Reasignar parcialmente partidas de préstamos a ayudas a Investigación y Desarrollo para proyectos e investigadores.

– Cuando la condonación de la deuda no sea automática, reducir el periodo durante el cual los emprendedores en quiebra estén obligados a devolver deudas pasadas.

– Crear fondos de bonos de pymes con avales proporcionados por el Gobierno y los beneficiarios.

– Aumentar la financiación pública y privada para empresas innovadoras de reciente creación.

 

PIB real de España, variación interanual (en porcentaje)11 Fuente: OCDE (2017), OECD Economic Outlook: base de datos de estadísticas y proyecciones, marzo.

Cuatro riesgos para el crecimiento de la actividad económica mundial

Mario Cantalapiedra – Economista

Las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) prevén un repunte de la actividad económica mundial en 2017 y 2018, especialmente en las economías de mercados emergentes y en desarrollo. Así se desprende del último documento “Perspectivas de la economía mundial”, instrumento principal de las actividades de supervisión mundial realizadas por este organismo internacional. Si en dicho documento el crecimiento mundial del producto interior bruto (PIB) para 2016 se estima que alcanzó un 3,1 por ciento, el pronóstico para 2017 y para 2018, es de un aumento del 3,4 y del 3,6 por ciento, respectivamente.

Las perspectivas de las economías avanzadas han mejorado para este año y el que viene, fundamentalmente por el fortalecimiento de la actividad durante el segundo semestre de 2016 y el estímulo fiscal previsto en Estados Unidos. No obstante, el FMI señala su preocupación por la incertidumbre que rodea a la orientación de las políticas del nuevo gobierno estadounidense y sus ramificaciones internacionales. En cuanto a España se refiere, la buena noticia es que seguirá estando a la cabeza de las principales economías de la zona euro en aumento de la actividad económica, aunque la mejora se producirá a un menor ritmo en los próximos años. Teniendo en cuenta que el crecimiento de nuestra economía en 2016 se estima que alcanzó el 3,2 por ciento, el FMI pronostica que en 2017 creceremos al 2,3 por ciento, y en 2018, al 2,1 por ciento.

Finalmente es importante señalar los principales riesgos negativos que percibe el FMI para la actividad económica mundial, en concreto, los cuatro siguientes:

  • Posible vuelco hacia plataformas de políticas aislacionistas y proteccionismo.
  • Deterioro de las condiciones financieras mundiales más pronunciado de lo esperado que podría interactuar con las debilidades de los balances en partes de la zona euro y en algunas economías de mercados emergentes.
  • Recrudecimiento de las tensiones geopolíticas.
  • Desaceleración más grave en China.

 

Panorama de las proyecciones de Perspectivas de la economía mundial (variación porcentual anual)

1

Fuente: Elaboración propia a partir datos FMI. Enero 2017.

Riesgos que se ciernen sobre el crecimiento económico español

Mario Cantalapiedra – Economista

Se acaban de publicar las nuevas proyecciones macroeconómicas de la economía española para el período 2016-2018 realizadas por la Dirección General de Economía y Estadística (DGEE) del Banco de España (BdE), con las que sus expertos contribuyen al ejercicio conjunto de previsión del Eurosistema. Si importantes son las proyecciones, que por primera vez aportan datos sobre 2018, no lo son menos los análisis que las acompañan, sobre los que me gustaría referirme.

En primer lugar, desde el BdE se espera que la actual fase expansiva de la economía española se prolongue hasta 2018, aunque a un ritmo cada vez menor. De este modo, se prevé que el PIB crezca este año un 2,7 por ciento, pero aumente a menor ritmo en 2017 y 2018 (a un 2,3 y 2,1 por ciento, respectivamente). La expansión del PIB seguirá apoyándose fundamentalmente en la demanda nacional con crecimiento del consumo de los hogares y de la inversión empresarial.

En cuanto a la evolución de precios, el organismo supervisor piensa que en 2016 será negativa, pero tanto en 2017 como en 2018 volveremos al terreno positivo, debido a la recuperación proyectada para el precio del crudo y a un repunte, modesto en la opinión del BdE, de la inflación subyacente, es decir, de aquella que no tiene en cuenta en su cálculo la variación de precios de productos energéticos y alimentos sin elaborar.

En lo que se refiere a la tasa de paro, el BdE es moderadamente optimista y cree que se seguirá creando empleo en los próximos años, de tal modo que al final de 2018 la tasa se sitúe en el 17,3 por ciento de la población activa.

Pero fundamentalmente me interesa destacar aquí los riesgos que pueden afectar al crecimiento económico español, y que observan los expertos de la DGEE en los dos ámbitos siguientes:

A nivel internacional

  • Incertidumbres acerca de la evolución de la economía global, especialmente de algunas economías emergentes.
  • Hipotética intensificación de las tensiones geopolíticas en ciertas áreas.
  • Resultado final del referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE.

A nivel nacional

  • Prolongación del período sin Gobierno en España puede llevar a que los agentes económicos pospongan en el corto plazo decisiones de gasto.
  • En el ámbito fiscal, esta incertidumbre política afecta tanto a la pauta temporal del proceso de consolidación fiscal como a su composición y, por tanto, al efecto final del mismo sobre la actividad económica.

C_Trim_04