Archivo de la etiqueta: subvención

La subvención solo como complemento financiero

Mario Cantalapiedra – Economista

Cuando alguien decide emprender y montar su propia empresa lo lógico es que evalúe la posibilidad de optar a algún tipo de ayuda oficial que financie parte de su aventura. A pesar de que son malos tiempos para conseguir una subvención pública, eso no impide que se investigue si existe alguna ayuda financiera que pueda servir, de hecho me parece plausible que el emprendedor lo haga, lo que ya no me parece tan correcto es que condicione la realización de todo su proyecto a la propia existencia de la subvención. El negocio debe ser rentable por sí mismo y la subvención solo ha de contemplarse como un extra que, si se consigue, bienvenido sea, sobre todo cuando tenga el carácter de no reintegrable.

A la hora de acceder a la subvención pública, el empresario ha de superar una serie de inconvenientes, el principal de los cuales, en la actualidad, es la escasez de fondos públicos. Además se habrá de enfrentar a la falta de información, a la complejidad de los requisitos exigidos o a la dispersión de los organismos subvencionadores, que lleva a que según la autoridad oficial competente, se pueda optar a ayudas de la Unión Europea, estatales, de las comunidades autónomas o locales, las cuales pueden ser perfectamente incompatibles entre sí. Si esto ocurre, se deberá analizar cuál es la más interesante y optar por ella.

Otro elemento fundamental que hay que tener muy en cuenta, es el del retraso que suele producirse entre el momento en el que se concede la subvención a la empresa y la fecha de su cobro. Dicho retraso puede llegar a motivar una situación perversa en la que un empresario agraciado con la concesión de una subvención, entre en una espiral de gasto y consecuente pago que no pueda afrontar y que le lleve al cierre de su negocio, mientras espera la llegada del dinero de la subvención. El pago de salarios de los trabajadores, las cuotas de seguridad social o el alquiler de la oficina no van a esperar hasta que lleguen los dineros por mucho que hayan sido concedidos en firme por un organismo público.

Por regla general, los programas de subvención se abren en los primeros meses del año, muchas veces con un tope presupuestario, por lo que conviene estar muy atento a su fecha de salida para no quedarse fuera. Como decía al principio, la subvención siempre que se contemple como un extra financiero, es una opción que hay que gestionar.