Archivo de la etiqueta: tarjetas credito

Tres diferencias entre tarjetas de débito y de crédito

Mario Cantalapiedra – Economista

Las tarjetas bancarias representan medios de pago que las entidades financieras conceden a sus clientes para que puedan utilizarlas en vez de usar dinero efectivo. Los dos tipos fundamentales de tarjetas bancarias que existen son las de débito y las de crédito. Las tarjetas de débito sirven para utilizar el dinero que tienes depositado en una cuenta bancaria corriente o de ahorro, mientras que las de crédito te permiten disponer de una cuenta de crédito. Aunque existen varias diferencias entre ellas, las tres siguientes me parecen las más reseñables:

1. Límite de disposición

El límite de la tarjeta de débito es el dinero que tengas disponible en la cuenta bancaria asociada. No obstante, es habitual que la entidad que te concede la tarjeta fije un límite diario de disposición, en principio, por motivos de seguridad.

El límite de la tarjeta de crédito es la financiación máxima concedida por la entidad financiera correspondiente. Normalmente se fija en una cantidad determinada al mes que puede ser modificada por la entidad si observa variaciones en tu capacidad de pago. En tu caso también podrás solicitar modificar el límite, de tal modo que si lo bajas seguramente no habrá problemas pero si lo que quieres es aumentarlo, necesitarás la autorización previa de la entidad, no olvides, que lo que te está otorgando es un crédito al fin y al cabo.

2. Cuenta asociada

La tarjeta de débito precisa de una cuenta bancaria abierta en la entidad que la concede, de tal modo que al utilizarse el cargo correspondiente queda anotado de forma inmediata en dicha cuenta.

Por su parte, la tarjeta de crédito puede ser emitida por una entidad financiera sin necesidad de tener abierta una cuenta corriente o de ahorro en ella, de tal modo que los recibos correspondientes a su utilización son girados a la cuenta bancaria que elijas.

3. Modalidad de reembolso

En la tarjeta de débito los cargos se imputan en la cuenta bancaria en el mismo momento en que son realizados.

En la tarjeta de crédito el pago se realiza en la forma y con la periodicidad que se pacte con la entidad financiera. Habitualmente se puede elegir entre pagar íntegramente el importe total de las operaciones efectuadas el período (mes) anterior o pagar un porcentaje de las mismas, más las comisiones e intereses generados por esta financiación extra.